“El cuerpo del cura Viroche estuvo en la comisaría y en lo de Soria”, denunció Gustavo Vera de la ALAMEDA

share on:

El amigo del Francisco sostuvo que el sacerdote no se suicidó.

El legislador porteño Gustavo Vera volvió a pisar Tucumán para insistir en que la muerte del cura Juan Viroche fue un homicidio planeado por las más altas esferas de Inteligencia del país y por el ex espía, Antonio “Jaime” Stiuso. “Tenemos la certeza que desde enero del año pasado la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) instaló una base de operaciones en Tucumán. La hipótesis que nosotros barajamos desde los inicios respecto a la liberación de la zona para el asesinato y la fabricación del escenario, que tenía mucho olor a Stiuso, evidentemente no estaba tan equivocada”, advirtió luego de realizar una presentación en la oficina del fiscal federal Pablo Camuña.

Pese a que los investigadores que llevan el caso en la Justicia ordinaria se inclinan cada vez más a creer que el sacerdote se suicidó luego de una serie de amenazas de una mujer que admitió haber tenido una relación con él, Vera se mantuvo en su hipótesis y argumentó: “Desde que se instaló la AFI en Tucumán hubo una sucesión creciente de amenazas al padre. Hay una sola persona que puede fabricar un escenario así. La sabiduría del pueblo no se equivocaba cuando decía que este caso se parecía al del fiscal (Alberto) Nisman. Yo les agregaba que, además, el autor era el mismo. (Diego) Lagomarsino es hombre de Stiuso”.

Apuntados locales

Lo cierto es que el parlamentario no sólo apuntó sus cañones contra Stiuso, sino también repitió las sospechas que venía tejiendo contra dos hombres de la provincia: el ex delegado comunal de La Florida (y esposo de la actual, Inés Gramajo) Arturo “Chicho” Soria y el comisario Luis Bacas, jefe de la Dirección de Investigación Criminal y Delitos Complejos. Este último era amigo personal de Viroche.

“Al fiscal le hemos pasado información concreta sobre por qué se demoró tanto el cuerpo en llegar a la morgue. Estuvo en la comisaría primero y pasó por lo de “Chicho” Soria después. Tenemos testigos. Esto no tiene nada que ver con un procedimiento legal. En cuanto a Bacas, es uno de los que facilitó la preparación del escenario, al igual que los Soria. Lo hicieron para que gente mucho más ‘profesional’ llevara adelante el asesinato”, acusó.

Por último, el amigo del papa Francisco añadió que en la presentación de hoy se presentó una carpeta con información. “Se trata de una importante cantidad de datos que prueban la narcocriminalidad en la zona de La Florida y Delfín Gallo. Me refiero a sujetos que están al frente de la venta de estupefacientes, gente que no puede justificar sus crecimientos patrimoniales”.
fuente.LA GACETA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta