Represalias: Alfaro echó a tres funcionarios, tras perder la mayoría del Concejo

share on:

El edil Franco acusó al intendente de desatar una “cacería de brujas” por su alejamiento. Desde la Municipalidad indicaron que los cambios responden a una renovación en el gabinete. El ApB tiene ocho bancas.

El intendente Germán Alfaro perdió la mayoría en el Concejo Deliberante. El peronista José María Franco anunció que abandonará el interbloque Acuerdo para el Bicentenario (ApB). No se sumará a Tucumán Crece-PJ, sino que mantendrá el bloque unipersonal Restauración Peronista. La ruptura se desencadenó luego de que el jefe municipal dejara cesantes a funcionarios de segunda línea, ligados al padre del concejal, José Franco, prosecretario Administrativo del cuerpo y otrora mano derecha de Alfaro.

El concejal Franco había votado junto con la oposición en la sesión extraordinaria del viernes. El debate había terminado a las 12. La represalias de la Municipalidad llegaron cuatro horas más tarde: Oscar Terraza, director de Defensa Civil; Marcelo Barrionuevo, subdirector de Transporte; y Alberto Paliza, coordinador de cooperativas de Argentina Trabaja, fueron cesanteados.
Alfaro echó a tres funcionarios, tras perder la mayoría del Concejo
El edil Franco acusó al intendente de desatar una “cacería de brujas” por su alejamiento. Desde la Municipalidad indicaron que los cambios responden a una renovación en el gabinete. El ApB tiene ocho bancas.

El intendente Germán Alfaro perdió la mayoría en el Concejo Deliberante. El peronista José María Franco anunció que abandonará el interbloque Acuerdo para el Bicentenario (ApB). No se sumará a Tucumán Crece-PJ, sino que mantendrá el bloque unipersonal Restauración Peronista. La ruptura se desencadenó luego de que el jefe municipal dejara cesantes a funcionarios de segunda línea, ligados al padre del concejal, José Franco, prosecretario Administrativo del cuerpo y otrora mano derecha de Alfaro.

El concejal Franco había votado junto con la oposición en la sesión extraordinaria del viernes. El debate había terminado a las 12. La represalias de la Municipalidad llegaron cuatro horas más tarde: Oscar Terraza, director de Defensa Civil; Marcelo Barrionuevo, subdirector de Transporte; y Alberto Paliza, coordinador de cooperativas de Argentina Trabaja, fueron cesanteados.

“Esto no es enojo, son actitudes viscerales. Me sorprende que echen a funcionarios técnicos, no hablamos de cargos políticos. Desataron una cacería de brujas en la Municipalidad, y encima contra personas que ni siquiera tienen relación conmigo, sino que estuvieron ligados a mi viejo”, reclamó ofuscado Franco.

Desde la Municipalidad explicaron lacónicamente que los cambios se deben a una reestructuración del gabinete de Alfaro. “Son buenas personas y buenos funcionarios, pero el intendente resolvió que estos colaboradores ya cumplieron un ciclo en el gabinete. Era necesario darle más dinamismo e imprimirle nuevos bríos a la gestión. Así lo entendieron y su desvinculación se realizó en muy buenos términos”, explicó el subsecretario de Prensa Juan Pablo Durán.

En las reparticiones, los funcionarios municipales dieron cuenta de un presunto clima extorsivo. “Cuando los funcionarios llamaban para pedir explicaciones les decían que ‘era una cuestión política’, que ‘se solucionaba si el concejal Franco llamaba y dice que están con nosotros’”, indicó una empleada que pidió no divulgar su nombre.

El concejal Franco afirmó que mantendrá su postura e insistió en cuestionar las cesantías. “Está corriendo excelentes funcionarios técnicos de un gabinete con una planta bastante cuestionada. Tiene gente en cargos de directores o subdirectores sin ningún tipo de capacidad para desarrollar sus funciones. No son sólo tres funcionarios, está corriendo también asesores de la Secretaría de Gobierno”, insistió el concejal peronista.

La fractura

“Lo que pasa es que no acato los caprichos del Intendente, y mucho menos sin objeciones. Votaré siempre lo que sea mejor para los vecinos”, explicó Franco su alejamiento.

La disputa inició con la expropiación de la casa Sucar. La Municipalidad envió en enero un proyecto de ordenanza que incluía la declaración de utilidad de la casona, y la venta por licitación de la ex Dirección de Tránsito (Buenos Aires 75/79) de donde saldrían los fondos para adquirir la casona. La oposición (Tucumán Crece-PJ y el bussismo), dejó sin quórum una sesión extraordinaria en febrero. Acordaron con el alfarismo que votarían la expropiación sólo si se dividía en dos el proyecto y la enajenación volvía a tratarse en las comisiones.

Alfaro echó a tres funcionarios, tras perder la mayoría del Concejo
El edil Franco acusó al intendente de desatar una “cacería de brujas” por su alejamiento. Desde la Municipalidad indicaron que los cambios responden a una renovación en el gabinete. El ApB tiene ocho bancas.

El intendente Germán Alfaro perdió la mayoría en el Concejo Deliberante. El peronista José María Franco anunció que abandonará el interbloque Acuerdo para el Bicentenario (ApB). No se sumará a Tucumán Crece-PJ, sino que mantendrá el bloque unipersonal Restauración Peronista. La ruptura se desencadenó luego de que el jefe municipal dejara cesantes a funcionarios de segunda línea, ligados al padre del concejal, José Franco, prosecretario Administrativo del cuerpo y otrora mano derecha de Alfaro.

El concejal Franco había votado junto con la oposición en la sesión extraordinaria del viernes. El debate había terminado a las 12. La represalias de la Municipalidad llegaron cuatro horas más tarde: Oscar Terraza, director de Defensa Civil; Marcelo Barrionuevo, subdirector de Transporte; y Alberto Paliza, coordinador de cooperativas de Argentina Trabaja, fueron cesanteados.

“Esto no es enojo, son actitudes viscerales. Me sorprende que echen a funcionarios técnicos, no hablamos de cargos políticos. Desataron una cacería de brujas en la Municipalidad, y encima contra personas que ni siquiera tienen relación conmigo, sino que estuvieron ligados a mi viejo”, reclamó ofuscado Franco.

Desde la Municipalidad explicaron lacónicamente que los cambios se deben a una reestructuración del gabinete de Alfaro. “Son buenas personas y buenos funcionarios, pero el intendente resolvió que estos colaboradores ya cumplieron un ciclo en el gabinete. Era necesario darle más dinamismo e imprimirle nuevos bríos a la gestión. Así lo entendieron y su desvinculación se realizó en muy buenos términos”, explicó el subsecretario de Prensa Juan Pablo Durán.

En las reparticiones, los funcionarios municipales dieron cuenta de un presunto clima extorsivo. “Cuando los funcionarios llamaban para pedir explicaciones les decían que ‘era una cuestión política’, que ‘se solucionaba si el concejal Franco llamaba y dice que están con nosotros’”, indicó una empleada que pidió no divulgar su nombre.

El concejal Franco afirmó que mantendrá su postura e insistió en cuestionar las cesantías. “Está corriendo excelentes funcionarios técnicos de un gabinete con una planta bastante cuestionada. Tiene gente en cargos de directores o subdirectores sin ningún tipo de capacidad para desarrollar sus funciones. No son sólo tres funcionarios, está corriendo también asesores de la Secretaría de Gobierno”, insistió el concejal peronista.

La fractura

“Lo que pasa es que no acato los caprichos del Intendente, y mucho menos sin objeciones. Votaré siempre lo que sea mejor para los vecinos”, explicó Franco su alejamiento.

La disputa inició con la expropiación de la casa Sucar. La Municipalidad envió en enero un proyecto de ordenanza que incluía la declaración de utilidad de la casona, y la venta por licitación de la ex Dirección de Tránsito (Buenos Aires 75/79) de donde saldrían los fondos para adquirir la casona. La oposición (Tucumán Crece-PJ y el bussismo), dejó sin quórum una sesión extraordinaria en febrero. Acordaron con el alfarismo que votarían la expropiación sólo si se dividía en dos el proyecto y la enajenación volvía a tratarse en las comisiones.

En la sesión extraordinaria del 20 de febrero, los 18 concejales sancionaron la expropiación. El interbloque ApB intentó aprobar la venta en el recinto, y desató la protesta de los opositores. El secretario de Gobierno, Walter Berarducci, se encontraba detrás del ingreso al estrado de presidencia, para dialogar con los ediles aliados. Franco votó de brazos cruzados junto a la oposición, y así peronistas y bussistas frenaron la venta del inmueble.

Franco volvió a votar junto a los opositores, en la sesión extraordinaria del viernes.

Los 18 escaños ahora se dividen en cuatro bancadas

Con la salida del peronista José María Franco del interbloque Acuerdo para el Bicentenario quedó conformado por ocho ediles. La oposición alcanzó ahora 10 votos: de los siete ediles de Tucumán Crece-PJ, los dos bussistas y el de Franco, que integra el bloque unipersonal Restauración Peronista. Con este cambio, los aliados a la Intendencia perdieron la mayoría simple: cuando la votación se trababa en nueve votos, desempataba Aybar en favor del alfarismo (el estatuto fija que ante empate el presidente cuenta con un doble voto). La oposición podría arrebatarle la presidencia en octubre.

fuente:LA GACETA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta