Un policía sufrió graves heridas al tratar de repeler una muchedumbre violenta en Burruyacu

share on:

Entre 30 y 50 personas intentaron por la fuerza liberar una moto secuestrada en la comisaría y luego irrumpieron en el hospital de esa ciudad.

Un policía fue herido a puñaladas en uno de sus brazos por un hombre que integraba una turba que pretendía recuperar una moto que había sido secuestrada a un hombre que conducía el vehículo en estado de ebriedad.
El hecho se produjo esta madrugada, a la 1.30, en la ciudad de Burruyacu, según informó la Policía. Durante un recorrido, una patrulla detectó a un hombre que se desplazaba en una moto de manera zigzagueante, y al momento del control se descubrió que emanaba fuerte olor a alcohol. Fue trasladado a la comisaría de la zona, donde además se hicieron pericias al rodado, ya que no contaba con chapa patente.
Mientras se llevaba a cabo el procedimiento de rutina, un grupo de entre 30 y 50 personas irrumpió en el destacamento policial con la intención de recuperar la moto de manera violenta. Se intentó contener a la horda mediante el uso de munciones antitumultos, pero la situación se salió de control y hubo forcejeos cuerpo a cuerpo entre los exaltados y los uniformados. Según relata el parte policial, “de manera artera y traicionera un hombre arrojó varias puñaladas contra la humanidad del sargento José Manuel Mansilla, logrando este suboficial poner de barrera su mano izquierda para que no ingresen a su cuerpo las puñaladas”.
Con heridas graves en su brazo izquierdo, Mansilla continuó luchando para contener el embate con arma blanca, hasta que logró tomar su arma reglamentaria y dispararle en una de las piernas a su atacante. Ambos fueron trasladados al hospital de la zona, que está a pocos metros de la comisaría, hacia donde se dirigió la turba, esta vez con la exigencia de que se le informe la habitación donde había sido derivado Mansilla, para agredirlo.
Los exaltados superaban en cantidad con creces a los policías, de manera que tomaron el control del hospital. Sin embargo, el médico de guardia logró escabullirse en medio del escándalo para esconder a Mansilla en una habitación.
En medio del tumulto, arribó al lugar apoyo policial de la Zona Uno de la Unidad Regional Este y una ambulancia para trasladar al herido con arma de fuego a la capital. Pero nuevamente hubo un episodio de resistencia tanto del sospechoso como de sus allegados, quienes seguían insistiendo en tratar de agredir a Mansilla. Media hora más tarde, el herido de bala fue transportado al hospital Centro de Salud.
Aprovechando la confusión, un comisario y un oficial auxiliar ingresaron por una puerta trasera del hospital y con ayuda del chofer de la ambulancia lograron hacer subir a Mansilla a la ambulancia, para que también sea internado en el Centro de Salud.
El agresor quedó en calidad de aprehendido y en custodia. Intervino la Fiscalía VII.

fuente:LA GACETA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta