JUBILADOS: Algunos sanatorios tucumanos restringieron la atención a los afiliados del PAMI

share on:

Las clínicas rechazan el nuevo modelo de prestaciones que la obra social implementará desde mañana. Suspendieron los turnos y las cirugías programadas, y solamente reciben urgencias.

Una mala noticia para los jubilados: varios sanatorios tucumanos comenzaron a restringir la atención a los afiliados del PAMI debido a que rechazan el nuevo modelo de prestaciones que la obra social implementará desde mañana. Eso sí: según anunciaron, en las clínicas se seguirán atendiendo las urgencias.

Esta situación originada en la obra social acarreará un serio perjuicio a las personas de la tercera edad. Es que las instituciones están en alerta anunciando que no se podrá sostener el nuevo sistema de facturación.

El sistema de cápita, que comenzará a regir el 4 de mayo, se le paga a un sanatorio o una clínica una suma fija por un número también fijo de afiliados, hayan recibido o no una prestación. Es decir, se le paga por un convenio para atender a cien personas, aunque sólo se atiendan a diez. Por tal motivo, los sanatorios y las clínicas decidieron restringir la atención a afiliados, suspendiendo las cirugías programadas y los turnos de consultas, garantizando solamente la atención de emergencias.

Así, los jubilados estarán obligados a ir a una clínica y el PAMI pagará un precio fijo por cada uno de ellos. Antes se atendían donde querían y el PAMI actuaba como una prepaga que cubría sus gastos. El problema es que, según denuncian las clínicas, el precio fijo que ofrece el ente estatal está muy por debajo de lo que necesitan para cubrir los gastos.

Respecto de los perjuicios que acarreará a los afiliados este tipo de prestación, el doctor Jorge Soria, del sanatorio Sarmiento, comentó que “con el sistema capitado se tiende a la subprestación, o sea que los médicos no van a poder atender a todos los pacientes que lo necesiten, porque la obra social no va a pagar por ellos. En una operación, por ejemplo, no puede uno invertir todo lo que insume si la obra social no lo va a reconocer. Eso va a hacer que haya subprestación y que haya gente que no pueda recibir la atención”.

“En estos momentos los sanatorios están prácticamente donando las prestaciones. No sabemos qué va a pasar. Es una situación que nos pone los pelos de punta a todos. Y con esta decisión no se podrá sostener el nuevo sistema de facturación que implementará la obra social. A veces nos llegan viejtos en las ambulancias y no nos queda otra, por ellos, que son los más perjudicados, que atenderlos. Es un problema grave para los sanatorios”, agregó Soria.

Por último, dijo: “hoy desde el Pami Tucumán nadie quiere hablar. La verdad que se complicó en serio. Esperaremos alguna novedad que resurga de Buenos Aires, donde iba a ver una reunión”, cerró Soria.

Al tomar estado público el tema de la prestación de servicios, la sensación de malestar no tardó en ser reflejada en las redes sociales a través de críticos mensajes de personas sensibilizadas con el perjuicio que implicaría para los jubilados que tal servicio sanatorial se vea interrumpido, de no encontrarse una salida.

Silencio

El titular del PAMI filial Tucumán, Isaías Ledesma, presentó su renuncia días atrás, la cual fue aceptada. La salida del funcionario era previsible tras la renuncia del titular del PAMI nacional, Carlos Regazzoni, a quien respondía el abogado Ledesma. Desde su alejamiento nadie ocupa su lugar y las autoridades hasta el momento se guardaron al silencio, lo que aumenta aún más el conflicto entre PAMI y las prestadoras.

Los prestadores del PAMI se reunirán y discutirán las medidas a seguir. Analizarán las alternativas legales y constitucionales frente a la resolución, las consecuencias sanitarias, el daño económico que les ocasiona, nuevas medidas legales para cobrar la deuda que el ente tiene con ellos y propuestas legales y gremiales para “garantizar la atención de los jubilados resguardando la sobrevivencia de clínicas y profesionales que ven en riesgo su continuidad”.

Problemas

El PAMI tiene un presupuesto anual de 120 mil millones de pesos, que provienen de la recaudación de los aportes jubilatorios. Es el equivalente a la quinta provincia argentina en tamaño o a todo el blanqueo que hizo el gobierno. Además, tiene la población de un país: 5 millones de afiliados. El instituto previsional está gastando 900 millones más por mes de lo que le ingresa por presupuesto. O sea, si sigue así, el déficit será de 10.800 millones.

Sólo el año pasado generó una deuda de 6 mil millones, ya dentro de la gestión de Cambiemos. Regazzoni había firmado contratos con laboratorios que generaron un déficit adicional de 200 millones de pesos por mes y multiplicó por 5 el costo de compras de medicamentos. El PAMI gasta el 32% de su presupuesto en medicamentos, o sea una cifra monumental.

El nuevo titular decidió intervenir de fondo en los costos de laboratorios, internaciones e insumos. A todo ese paquete decidió bajarlo un 15% y pasarlo al sistema de cápita, que produjo mucho conflicto en los 90. De pagar por servicio, pagan un genérico. Según Casinotti, con auditorías fuertes, evitará los errores del pasado cuando el sistema de cápita generaba subatención a los jubilados.

La polémica se da con los prestadores, que no quieren firmar el nuevo acuerdo. Dicen que el sistema de cápitas al costo que propone el PAMI es inviable, porque aducen que quieren discontinuar la atención a los abuelos.

fuente: LA GACETA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta