Utilizan cannabis para tratar el VIH en Mendoza

share on:

Uno de los efectos más destacados del cannabis para las personas que tienen VIH es el aumento de las defensas y el mejoramiento notorio del estado de ánimo. Al respecto, el presidente de REDAR + Red Argentina de Personas Viviendo con VIH, Gustavo Granella, hizo hincapié en lo importante que es sentirse bien para un portador del virus.

Nosotros entendimos que tenemos que sanar el alma para curar el cuerpo. La enfermedad es un estado, un estado al cual nos mete el sistema de salud, los médicos y uno mismo que se automedica. Yo ahora no estoy enfermo de nada. Hasta los médicos te lo dicen: estamos curados, salimos del estado de enfermedad, nosotros no somos enfermos”.

“Tenemos compañeros que años atrás tomaban alrededor de 30 pastillas diarias ¿cómo te vas a olvidar que estás enfermo? Se sentían agobiados por los médicos” y agregó que personalmente toma dos pastillas por día además del aceite: “Con el cannabis pude suspender al menos la medicación para dormir, la pastilla para los nervios y el protector gástrico, es decir que los laboratorios dejan de venderme tres pastillas diarias”.

Por su parte, el doctor Carlos Laje, reconocido defensor del uso del cannabis medicinal en el país afirmó en diálogo con el Post: “No hay una persona en la Argentina que tenga VIH y no consuma Cannabis”. Es un tratamiento complementario que combate los efectos secundarios de la medicina para el VIH y mejora la calidad de vida.

El especialista explicó: “El cannabis hace cinco cosas: mejora el apetito, el sueño, el ánimo, el metabolismo de los alimentos y el reciclamiento celular. Esta última característica implica que los cannabinoides se pegan en los receptores y producen una situación que hacen que la célula vuelva a funcionar bien. Si una célula tiene una información de generar vasos tumorales o está infectada por algún tipo de virus, rompe la célula”. Es decir, que este proceso incluye células infectadas con VIH.

Además, Laje sostuvo que el tratamiento con esta planta medicinal en cualquier caso es positivo, incluso cuando se trata de una persona sana, pero en el caso de los pacientes con VIH los beneficios son indispensables para mejorar la calidad de vida.

Ayuda a:

– Prevenir el cáncer: como el cannabis se pega a los linfocitos, las células dañadas, se mejoran la cantidad de linfocitos. Se retrasa el cáncer por inmunidad.

– Dormir mejor: El cannabis actúa en el centro que regula el sueño. Hace que uno entre en uno de los tipos de sueño que nos permite relajarnos y descansar. Aumenta la calidad reparativa del sueño.

– Regula el metabolismo en el ingreso de los medicamentos. Es decir, aquel que tiene sobrepeso equilibra su peso y los que necesitan aumentar como quienes reciben quimioterapia o medicación para al HIV, aumentan.

– Las cremas pueden ayudar a combatir el cáncer de piel y los dolores tópicos.

– Protege el sistema digestivo: las células funcionen mejor por todo el cuerpo. Hacen que segreguen mucho mejor los antiácidos.

– Si una célula está por producir una isquemia (*), mejora la circulación de la sangre. Por esto puede prevenir un ACV.

– Evitar la rigidez del cuerpo a través de la penetración de los componentes en las articulaciones y huesos.

– Combatir la diabetes y el Herpes Zoster.

Sobre la ley

Granella además lleva adelante la Clínica del Cannabis en Mendoza ubicada en la calle Dorrego 138 de Dorrego, Guaymallén, donde aconseja y brinda información sobre el uso del aceite de cannabis para distintas patologías. Si bien vale aclarar que el uso del aceite de cannabis para tratar el VIH no es legal todavía, la difusión de los beneficios de este producto para el tratamiento complementario del virus sí lo es.

Aseguró que la ley hoy permite que entre un solo aceite al país que cuesta 800 dólares llamado Charlotte’s y no se puede cultivar o fabricar aceite localmente. “Pronto el INTA va a cultivar pero mientras tanto la gente llega a la clínica con un frasquito en la mano. Los traen de Chile o de Colombia donde se vende en las calles. El problema es que no sabemos lo que tiene”.

Granella se refiere a la proporción que tiene ese aceite de cada componente del cannabis: THC -alivia dolor, estimula células, elimina náuseas y vómitos y controla la ansiedad-; CBD -detiene el cáncer, controla la epilepsia y detiene bacterias; CBN -suprime espasmos, estimula el sueño y combate radicales libres; y CBC -estimula huesos y reduce la hinchazón-.

Durante la visita a la Clínica, entraron tres personas mayores a buscar información y conserjería sobre el uso de este aceite. “Uno pensaba que en Mendoza habían más barreras. La gente entendió el mensaje de que cuando está en juego tu salud, no hay legalidad que importe y tampoco hay preceptos morales”.

VIH en Mendoza

Según datos proporcionados por el presidente de REDAR +, hay en Mendoza 4000 personas infectadas con VIH, más otras 2000 personas que no lo saben: “Nosotros le damos la conserjería gratis a las personas que tienen VIH. Ganan seis mil pesos por mes y nosotros queremos asegurar el acceso, no solo la disponibilidad”.

(*) Isquemia: detención o disminución de la circulación de sangre a través de las arterias de una determinada zona, que comporta un estado de sufrimiento celular por falta de oxígeno y materias nutritivas en la parte afectada.

Para consultas en la Clínica del Cannabis Mendoza se puede llamar al 2615351081.

fuente: MENDOZA POST

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta