Conmoción y Escándalo en un colegio al desaparecer $400 mil pesos

share on:
La nueva directora del establecimiento realizó una auditoría de los bienes que había en el colegio antes de iniciar su mandato.
Una denuncia por un supuesto faltante de 400.000 pesos, desató el escándalo entre las autoridades del Colegio del Bicentenario de Santiago del Estero, en donde se habrían hurtado dinero en efectivo y los libros de control de ingreso de dinero de la Cooperadora escolar.
Según revelaron fuentes consultadas, el hecho salió a la luz luego de que la nueva directora de la institución -de apellido Castell, designada el pasado 11 de mayo-, para tomar posesión de su cargo realizó un control de las cuentas y bienes con los que contaba el establecimiento al momento de comenzar su mandato.
En ese control previo, Castell habría determinado que en la dirección faltaba el libro de rendición de cuentas de la Cooperadora, así como también documentación contable de los subsidios que ingresan a la institución, como ser materiales de insumo y alimento para los alumnos.
Ante la faltante, la directora realizó una reunión el pasado sábado en la que informó de la situación tanto a las autoridades de la Cooperadora como a los padres de los alumnos. Fue entonces cuando la presidenta de la sociedad cooperadora se presentó en la mencionada dependencia policial.
La señora Yésica Luna Silva -presidenta de la Cooperadora- manifestó que desde su lugar se denunció el faltante de 80.000 pesos que fueron destinados por un subsidio para la compra de acondicionadores de aire, que nunca se realizó.
“La directora saliente presentó facturas -justificando el gasto del dinero del subsidio- por la compra de los acondicionadores de aire para las aulas. Esta medida no es real ya que todos los aires con los que cuenta el establecimiento fueron adquiridos por la Cooperadora, con dinero de las inscripciones y la cuota que pagan los quioscos que están dentro del colegio”, explicó la denunciante.
Además, Luna Silva sostuvo que la directora que abandonó el cargo hacía uso indiscriminado de la plata de la cooperadora, la cual tenía una docente que era la tesorera. “Si bien la cooperadora puede ayudar al colegio a comprar insumos, no hay justificativos en el gasto de 1.500 pesos en lavandina, cuando el establecimiento recibe por mes dinero para los insumos”, manifestó.
Según se supo, por año el establecimiento recibe al menos 700.000 mil pesos destinados al comedor de los alumnos y al parecer habría proveedores de alimentos a los que se les debe dinero. Así como también se adeuda una importante suma a la empresa de seguridad que protege al colegio del barrio Siglo XX.
Tras saberse el caso, será la División Delitos Económicos la encargada de continuar con las averiguaciones.
 fuente: LOS PRIMEROS
El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta