Conmoción en Filosofía y Letras por el presunto intento de secuestro de una estudiante

share on:

Una jovencita aseguró que trataron de secuestrarla, el miércoles a la mañana, cuando se dirigía a rendir un examen. Se negó a formalizar la denuncia.

Su relato desató una avalancha de preocupación, miedo y paranoia. La estudiante de Psicología dijo que intentaron secuestrarla cuando ingresaba a la facultad y que una camioneta llevaba dos semanas siguiéndola. Pero la investigación no avanzó porque, cuando intervino la Policía y la Justicia ordenó que se implemente el protocolo, la jovencita decidió no formalizar la denuncia y se retiró de la comisaría.

La víctima tiene 19 años y es oriunda de Salta. Según les comentó a las autoridades de la facultad y a la Policía, el episodio se produjo el miércoles a las 8.30, cuando llegaba para rendir un parcial e intentó ingresar por la parte trasera de la facultad, que linda con el parque 9 de Julio. Dijo que en ese momento se le acercó un motociclista y que empezó a tironearla de la campera. Forcejearon, alguien gritó y el hombre escapó. También mencionó la jovencita que pudo ver una camioneta con vidrios polarizados en las inmediaciones y aseguró que se trata del mismo vehículo que la sigue desde hace dos semanas.

Después de ese episodio, la estudiante rindió su examen y les contó lo que había ocurrido a sus compañeras. Estas la acompañaron a la oficina de la vicedecana, Ana María Ortiz de Ferullo, quien se encuentra a cargo del decanato y llamó a la Policía luego de haber oído ese relato. Una vez que la víctima y sus familiares llegaron a la comisaría, los uniformados le comunicaron la situación a la Fiscalía V° y desde allí ordenaron que trasladen a la alumna a la división Trata de Personas para que se implemente el protocolo. “La víctima dijo que no iba a hacer la denuncia porque no consideraba que haya existido un daño hacia su persona y se fue”, confirmó el fiscal Washington Navarro Dávila. “Desde la facultad se elevó un informe al Rectorado comunicando esto y solicitando que se incremente la seguridad en el predio para que este hecho no vuelva a ocurrir y para que se pueda esclarecer lo que pasó”, explicó Ortiz de Ferullo.

La vicedecana agregó que todos se quedaron preocupados y que intentaron comunicarse con la alumna en cuestión. “Intentamos comunicarnos con ella insistentemente pero no pudimos ubicarla. La facultad está preocupada y queremos contener a cualquier estudiante que sea víctima de cualquier situación violenta”, expresó.

Ayer a la mañana se reunieron en el decanato las autoridades de la facultad con los consejeros y otros representantes de los estudiantes. “Tuvimos una reunión para buscar estrategias que nos ayuden a proteger a nuestros estudiantes, estamos evaluando qué medidas tomar”, contó. “Queremos que quede claro que no sólo nos preocupamos sino que nos ocupamos del asunto; todos los canales de comunicación están abiertos para todos los niveles”, agregó la vicedecana.

Los alumnos

A 24 horas de haberse registrado ese suceso, los estudiantes de Psicología se reunieron en asamblea para buscar alternativas tendientes a incrementar la seguridad de los jóvenes que asisten a esa facultad. “Ahora la compañera se fue a su provincia, está muy asustada y pidió que se reserve su nombre”, le comunicó a un numeroso grupo de jóvenes que se había reunido en el patio la consejera estudiantil Cecilia Maita. “Nos dicen que ella no hizo la denuncia, pero todos sabemos que a veces hay miedo de denunciar y que muchas veces la Policía tampoco nos quiere tomar la denuncia”, agregó, mientras sus pares asentían con la cabeza.

Maita también sostuvo que este no se trató de un hecho de inseguridad y lo relacionó con la violencia de género. “Como mujeres tenemos miedo de subir a un taxi y de andar por la calle, esto es algo que nos viene pasando. La vida de las mujeres sí vale, pero nadie hace nada”, agregó.

“Acá hay responsables que no protegen la vida de los estudiantes. Estos hechos ya pasaron en 2013 con violaciones a dos compañeras y los dos casos quedaron impunes”, se quejó un joven que se presentó como “Machi”.

Otra estudiante, Andrea, remarcó: “es una problemática que tiene que ver con la violencia de género. Esto es una lucha contra una UNT patriarcal, que es una institución misógina”.

fuente: la gaceta

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta