El ministro Buryaile viajó a Washington a destrabar la exportación de limones

share on:

Pese a la promesa de Trump, los limones argentinos siguen sin poder cruzar la frontera. Preocupación por el biodiesel.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Horacio Reyser, y el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, están en Washington para reunirse con el secretario de Comercio norteamericano, Wilbur Ross, y el secretario de Agricultura, Sonny Perdue. De la comitiva también participó el secretario de Comercio, Miguel Braun, en representación de la cartera de Producción.

La agenda que los convoca son las trabas al comercio bilateral. Si bien tras la visita de Macri a la Casa Blanca su par estadounidense había asegurado que se levantarían las restricciones a la importación de limones, pasaron tres meses y a la fecha siguen pendientes trabas burocráticas que impiden las exportaciones.

Otro tanto podría suceder con el biodiesel argentino sobre el que pende una inminente sanción arancelaria de carácter preventivo por una denuncia de dumping. Como relató LPO, pocas semanas luego del viaje de Macri a Washington, la Comisión de Comercio de Estados Unidos hizo lugar a la demanda de los productores estadounidenses. Por lo que se espera que en menos de dos semanas se aplique un arancel que deje fuera de mercado norteamericano al biodiesel argentino, que explica nada menos que la mitad de las exportaciones al gigante del norte. En 2016, solo por este concepto Argentina le vendió a Estados Unidos 1.240 millones de dólares.

Desde la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) aseguran que se trata de una maniobra oportunista de los productores norteamericanos que aprovechan el creciente proteccionismo de Donald Trump para conseguir una ventaja de corto y mediano plazo hasta tanto el organismo encargado de estudiar la denuncia corrobore que Argentina no vende por debajo de su costo de producción, tal y como lo sostuvo en su último fallo el tribunal de la Organización Mundial de Comercio.

Del mismo modo que Enrique Peña Nieto busca profundizar sus vínculos comerciales con Brasil y Argentina de forma bilateral mediante los ACE, Estados Unidos también busca mercados sustitutos en caso de que el Nafta se quiebre. Y en este sentido, el segundo rubro de exportaciones de Estados Unidos a México detrás de los porotos de soja son los productos porcinos. En 2016, entre piernas y trozos de porcino (USD 810 millones), carne de cerdo sin deshuesar (USD 190 millones) y carne porcina fresca, refrigerada y congelada (USD 114 millones), México le importó 1.114 millones de dólares solo por este rubro.

Por eso, Ross está interesado en ampliar los horizontes de sus exportaciones e incorporar al mercado Argentino. El problema es que hasta la fecha, la carne de cerdo estadounidense puede estar afectada por “la peste porcina”, de las que Argentina está libre.

Fuentes del Gobierno aseguraron a LPO que aún no hubo avances concretos sobre este encuentro y que van a estar varios días negociando, pero no dan por descontado llegar a un anuncio puntual.

Con importaciones creciendo al 149% anual y exportaciones creciendo al 21%, según datos de Ieral, Estados Unidos ve potencial para ingresar en el mercado argentino con negociando controles sanitarios específicos. A cambio, Buryaile también buscará que se abra para Argentina el mercado de carne de res.

De momento la agenda política bilateral goza de mejor salud que la comercial. El lunes próximo, justo después de las PASO, llegará a la Argentina el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, junto con una comitiva de empresarios para mostrarle su apoyo al gobierno de Macri.

fuente: LAPOLITICAONLINE

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta