El Papa Francisco nombró a Carlos Sánchez párroco de la Basílica Nuestra Señora de la Merced como nuevo arzobispo de Tucumán

share on:

Sucede a monseñor Alfredo Horacio Zecca, quien renunció por razones de salud el pasado 9 de junio. “Estoy muy feliz”, dijo.

El papa Francisco nombró arzobispo de Tucumán al presbítero Carlos Alberto Sánchez, de 54 años, y actual párroco de La Victoria-Basílica Nuestra Señora de la Merced, de esta capital.

La información fue hecha pública en forma simultánea en Roma y en Buenos Aires. Aquí lo hizo, mediante la agencia AICA, monseñor Vincenzo Turturro, quien en ausencia del nuncio apostólico monseñor Emil Paul Tscherrig, se desempeña como encargado de negocios “ad interin” de la nunciatura.

Monseñor Sánchez sucede a monseñor Alfredo Horacio Zecca, quien renunció por razones de salud el pasado 9 de junio.

Mons. Carlos Alberto Sánchez
Nació en San Miguel de Tucumán, capital de la provincia de Tucumán, el 24 de abril de 1963.

Cumplidos sus estudios primarios y secundarios, ingresó primero al Seminario Menor San José, y luego cursó Filosofía y Teología en el Seminario Mayor Nuestra Señora de la Merced y San José, de la arquidiócesis de Tucumán.

Fue ordenado sacerdote el 24 de junio de 1988 en la iglesia catedral Nuestra Señora de la Encarnación, por monseñor Horacio Alberto Bózzoli, arzobispo de Tucumán.

Ministerio parroquial
Tras su ordenación desarrolló su ministerio sacerdotal como vicario parroquial, sucesivamente, del Inmaculado Corazón de María, San Pío X, y Nuestra Señora de Luján, en la ciudad de San Miguel de Tucumán; y Nuestra Señora del Rosario, de Burruyacú.

Desde 2011 hasta la actualidad es párroco de La Victoria-Basílica Nuestra Señora de la Merced, frente a la cual el general Manuel Belgrano, en 1812 entregó su bastón de mando en manos de la Virgen de la Merced a la que proclamó Generala del Ejército Argentino y declaró que a su intercesión se debía la victoria de la batalla del 24 de septiembre.

Otros oficios cumplidos
Fue rector del seminario menor San José y director espiritual del seminario mayor Nuestra Señora de la Merced y San José.

De 2007 a 2011 fue vicario general de la arquidiócesis, y entre 2012 y 2014 fue vicario episcopal para la Pastoral.

Actualmente es delegado episcopal para la Pastoral Juvenil y Vocacional, profesor de Introducción a la Sagrada Escritura y de Teología Moral en el Instituto Superior de Ciencias Sagradas Santo Toribio de Mogrovejo, y de Teología Pastoral en el Seminario Mayor. Es también miembro del Colegio de Consultores.

La arquidiócesis de Tucumán
Creada como diócesis el 15 de febrero de 1897 por el papa León XIII, y elevada a arquidiócesis el 11 de febrero de 1957 por el papa Pío XII, comprende en la provincia de Tucumán los departamentos de Burruyacú, Capital, Cruz Alta, Famaillá, Leales (sólo la parroquia de Bella Vista), Lules, Tafí del Valle (sólo la parroquia de Tafí del Valle), Tafí Viejo, Trancas y Yerba Buena, con una superficie de 10.996 kilómetros cuadrados y una población de 1.160.000 habitantes.

Cuenta con 49 parroquias, 399 iglesias y capillas, 118 sacerdotes, de los cuales 82 del clero diocesano y 36 religiosos; 4 diáconos permanentes, 125 religiosas y 49 centros educativos de la Iglesia.

El primer obispo de Tucumán fue Mons. Pablo Padilla y Bárcena, trasladado de Salta por León XIII en 1898. Falleció el 22 de enero de 1921.

El segundo fue Mons. Bernabé Piedrabuena, designado por Pío XI en junio de 1923. Renunció en 1928.

Tercero fue Mons. Agustín Barrere. Elegido por Pío XI tomó posesión en agosto de 1930 y falleció el 28 de febrero de 1952.

El cuarto obispo de Tucumán fue Mons. Juan Carlos Aramburu, que tomó posesión el 1° de noviembre de 1953. Cuando Pío XII elevó la diócesis a la jerarquía de arquidiócesis, Mons. Aramburu pasó a ser el primer arzobispo de Tucumán. En junio de 1967 Pablo VI lo trasladó a Buenos Aires.

Segundo arzobispo (y quinto diocesano) de Tucumán fue Mons. Blas Victorio Conrero. Tomó posesión el 26 de mayo de 1968. Falleció el 7 de julio de 1982.

El tercer arzobispo (sexto diocesano) de Tucumán fue Mons. Horacio Alberto Bózzoli, quien tomó posesión el 8 de abril de 1983 y falleció el 29 de diciembre de 1993.

Cuarto arzobispo (séptimo diocesano) de Tucumán fue Mons. Arcenio Raúl Casado, quien tomó posesión el 18 de septiembre de 1994. Poco tiempo después, aquejado por una seria enfermedad que le impedía ejercer el ministerio episcopal, se trasladó a Salta y Juan Pablo II designó coadjutor al obispo auxiliar de Córdoba, Mons. Carlos José Ñáñez, quien asumió en febrero de 1996. El 17 de noviembre de 1998 el Santo Padre trasladó a Mons. Ñáñez a la arquidiócesis de Córdoba. Finalmente, en junio de 1999 Mons. Casado presentó su renuncia. Falleció el 20 de julio de 2010.

El quinto arzobispo (octavo diocesano) de Tucumán fue Mons. Luis Héctor Villalba, quien tomó posesión en setiembre de 1999. Renunció por edad el 10 de junio de 2011. Hoy es cardenal.

Sexto arzobispo (noveno diocesano) fue Mons. Horacio Alfredo Zecca, quien tomó posesión el 17 de septiembre de 2011. Renunció por razones de salud el 9 de junio de 2017.

Mons. Carlos Alberto Sánchez será el séptimo arzobispo de Tucumán y décimo en la lista de los diocesanos de esta sede.+
fuente: la gaceta, AICA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta