El trabajo mas peligroso en Tucumán: ” 10 policías resultaron heridos mientras prestaban servicio el fin de semana”

share on:

En apenas 24 horas, desde la medianoche del sábado hasta la misma hora del domingo, cinco efectivos de la Policía tuvieron que ser asistidos en los hospitales de la capital por las agresiones que sufrieron mientras trabajaban.

Dos recibieron balazos durante un tiroteo con delincuentes en Ciudadela; otra pareja de efectivos fue atacada a golpes mientras resguardaban la escena de un accidente; y el restante logró esquivar las balas que le dispararon, pero no las piedras que le arrojaron.

Si se cuenta a los cinco policías heridos durante los incidentes en marchas estudiantiles durante el viernes, la cifra trepa a 10 efectivos lesionados en solamente tres días.

“Nuestra obligación es llevar seguridad y prevención. Pero estamos siendo agredidos y los ataques cada vez son más violentos. Y en esto no hay distinción de si se está en servicio o no, porque somos policías las 24 horas. Por eso podemos decir que hubo casos fatales. Se ha perdido el respeto a la Policía”, analizó el comisario Martín Galván, jefe de la Unidad Regional Capital.

Los ataques

El sábado a la noche, el agente del 911 Víctor Ramón Garrocho tuvo que ser trasladado al Centro de Salud. Según se pudo saber, el efectivo realizaba un servicio adicional en un negocio de avenida Roca y Pueyrredón cuando un tal “Bodega” comenzó a dispararle, mientras otras personas le tiraban piedras.

Si bien pudo escapar a los disparos, una piedra le pegó en el rostro y le causó un corte. Por este ataque se aprehendió a dos personas de 18 y 19 años, que fueron acusados como los principales instigadores del ataque. Según los uniformados, de parte de los jóvenes es de donde proviene la mayoría de los ataques.

“No hay un límite de edad. Sin embargo, se puede decir que casi todas las agresiones provienen de parte de gente joven. Considero que los padres son los que deben pregonar los valores y la educación a sus hijos. Hay una crisis de valores, de la familia, del amor al prójimo”, manifestó Galván.

La segunda agresión ocurrió el domingo a la noche, alrededor de las 22. Los cabos Carlos López (de la comisaría de Los Nogales) y José Soria (de la comisaría de El Cadillal) habían interrumpido el tránsito vehicular de la ruta 347, a la altura del kilómetro 2, donde se había producido un accidente. Mientras esperaban que se realizaran las pericias, llegaron varias personas que comenzaron a agredirlos a trompadas y patadas. Luego del ataque, el grupo huyó. Los efectivos terminaron con politraumatismos, pero fuera de peligro.

El último caso fue el más peligroso. Tres efectivos de la comisaría 3ª vieron que cuatro personas viajaban en dos motos y se detenían en Frías Silva y pasaje Saravia. Los dos que iban de acompañante, un hombre y una mujer, bajaron con armas de fuego y apuntaron a la cabeza a una pareja para asaltarla. Los policías dieron la voz de alto y bajaron de la patrulla. Sin embargo, los asaltantes lejos de acatar, les dispararon.

En ese momento se produjo un tiroteo que terminó con el cabo Luis Paz herido en el antebrazo y la mano derecha, mientras que el cabo Cristian Brizuela recibió un balazo en el pie derecho que le produjo una fractura. En cuanto a los asaltantes, uno de ellos llegó al Centro de Salud con un balazo en un glúteo y quedó aprehendido.
fuente: contexto, la gaceta

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta