Con una cirugía de alta complejidad en el Padilla salvaron la vida de Marta y su bebé

share on:

El hospital Ángel C. Padilla, en articulación con el Instituto de Maternidad y Ginecología ‘Nuestra Señora de Las Mercedes’, realizó una cesárea de alta complejidad que permitió que una mamá de 40 años con acretismo placentario diera a luz a Delfina y posteriormente se le realice una histerectomía sin complicaciones.

Para esta intervención se necesitó la coordinación de los equipos especializados en inserción anormal de placenta del Instituto de Maternidad y del equipo de Hemodinamistas del hospital Padilla. Cabe destacar que esta cirugía solo se pudo llevar a cabo en el quirófano híbrido que posee este último efector, en el que se puede realizar el proceso de embolización, la cesárea y posteriormente la histerectomía en un mismo espacio físico.

Al respecto, la directora de la Maternidad, doctora Elena Hurtado, contó: “Logramos una asombrosa articulación haciendo un buen uso y optimización de recursos en beneficio de esta paciente. Al articular esta actividad con el equipo de hemodinamia de primer nivel del Padilla, se logró hacer una embolización selectiva (la obstrucción de vasos que van específicamente a la zona placentaria) con un producto especial de manera tal que esos vasos no sangren. De esta forma se pudo realizar una cesárea totalmente exitosa con un recién nacido en óptimas condiciones y seguir trabajando con la madre”.

Marta Paz padecía un acretismo placentario, que es una implantación anormal de la placenta, ya que esta había invadido los tejidos vecinos por lo que no se la podía despegar como en un parto normal. Al no poder sacar la placenta comúnmente se corría el riesgo producir una importante hemorragia que podía costarle la vida.

El acretismo placentario es una de las principales causas de hemorragia obstétrica, principalmente del post parto inmediato, y que condiciona un importante riesgo de morbimortalidad materna y el principal tratamiento es la histerectomía obstétrica total, debido a su frecuente asociación con placenta previa y cicatrices de cesáreas previas. Este procedimiento es un desafío a las habilidades quirúrgicas del médico obstetra y en este caso de los emodinamistas que lograron con la embolización que la paciente no corra riesgos con la hemorragia.

Asimismo la directora del Padilla, doctora Olga Fernández, dijo: “Estamos dando respuestas como sistema en forma conjunta con dos instituciones importantes. Nosotros contamos con el único quirófano híbrido del sistema público de salud y esto tiene una gran ventaja: en un mismo espacio físico podemos hacer varios procedimientos quirúrgicos”.

Marta será trasladada nuevamente a la terapia intensiva de la Maternidad con la perspectiva de una buena evolución. Cabe destacar que este efector cuenta con un equipo interdisciplinario especializado en atender esta patología compuesto por los toco ginecólogos José Ochoa Pérez, Ricardo Carraspizo y Marcelo Marrenchino; el urólogo Sebastián Carro; y la instrumentista Vanesa Arroyo.

Por su parte el equipo de Hemodinamia del Padilla está integrado por los hemodinamistas Gérard Padilla, Rafael Feldman y Luis García Nielsen, que presenciaron por primera vez en muchos años una cesárea en su efector.

Por último, el jefe del Departamento de Enfermedades Cardiovasculares del Padilla, doctor Gabriel Sálica, contó: “Lo que realizamos hoy es muy importante, ya que gracias a la hemodinamia pudimos disminuir el riesgo de sangrado en el paciente. A través de las punciones de las arterias femorales pudimos llegar a distintos sectores de la circulación del paciente y realizar una embolización mediante partículas que pudimos seleccionar y ciertos vasos sanguíneos que necesitábamos ocluir para disminuir el sangrado”.

Es necesario resaltar que al Servicio de Hemodinamia, al tener un quirófano hibrido, se pueden integrar muchas especialidades; en este caso ginecología, donde se realizó la cesárea y a la vez la embolización para disminuir el sangrado. Esto es muy importante en cuanto a la integración disciplinaria que se le puede brindar al paciente y no estar siendo trasladado a distintos servicios.

Este trabajo multidisciplinario de interacción entre cirujanos, ginecólogos, hemodinamistas y de articulación entre efectores permitió que hoy Marta (que ya es madre de tres nenas también nacidas por cesárea) esté recuperándose en las mejores condiciones; y que Delfina haya nacido y esté en perfecto estado esperando la recuperación de su mamá.
fuente: contexto

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta