TRAGEDIA EN LOMA BOLA: Un video muestra momentos previos a la caida de Natalia Vargas

share on:

“Me dio mucha bronca cuando escuche por ahí que mi hija tuvo un ataque de pánico, sobre todo conociéndola como la conocía y la verdad que investigando sobre lo sucedido, acá hay muchas irregularidades, fallas que se están cometiendo”. El que habla es Juan José Vargas, padre de Natalia Vargas, la médica que murió al caer desde un parapente cuando volaba a 120 metros de altura del suelo, el último viernes.

En las últimas horas, se conoció un video de los minutos previos al accidente fatal de Vargas, una médica de 28 años que estaba haciendo su residencia en Alemania y había vuelto a Tucumán para pasar las Fiestas con su familia.

“¡Se ha caído! ¡Se ha caído, boludo!”, grita una mujer que está observando el vuelo de Natalia con su instructor.

Vargas exigió justicia. “Que la muerte de nuestra hija sirva para que se instrumenten las correctas medidas de seguridad”, reclamó.

Fuentes judiciales consultadas informaron que la fiscal Mariana Rivadeneira solicitó el secuestro de los equipos de vuelo, en particular de los elementos de seguridad como los arneses, para intentar establecer si se produjo algún tipo de falla en ese mecanismo. Para examinarlos, buscaría la colaboración de algún experto en la materia, y en principio se inclinaría por un profesional que sea ajeno al ambiente del parapentismo local.

“Cuando me entero del accidente estaba afuera de la provincia. La preocupación mayor era que si había una esperanza de vida la puedan sacar rápido de la zona. Mientras retornaba a la provincia mis amigos le pidieron al intendente (Roberto) Sánchez que intervenga, sé que hizo todo lo que pudo, pidieron un helicóptero de la provincia que nunca llegó”, manifestó Vargas, que es ingeniero agrónomo. Y contó que su hija “organizó este viaje para pasar las Fiestas con nosotros, se vino con una amiga de laboratorio, ambas fueron a hacer esta excursión en parapente”.

“Acá hay una cadena de cosas mal hechas, no hay ni una línea mínima que separe a la gente, el piloto debe estar pendiente de que no le pisen el parapente, que no se le crucen y todas las medidas de seguridad de la organización no están. Los asistentes de vuelos tienen que ir y fijarse que el pasajero esté bien amarrado al cinturón, es un vuelo de alto riesgo, que inclusive a mí me gusta, pero sí molesta que el marco de inseguridad e irresponsabilidad es grande. No hay una ambulancia en el lugar por si hay un accidente. Desde la provincia cuando llegas a Tucumán lo primero que te muestran son los parapentes y es algo que se hace en una total desprolijidad de todas las partes”, expresó con desazón el hombre, que fue concejal de su ciudad entre los años 1988 y 1993. “El real responsable es la organización y el gobierno que promociona una actividad sin ningún tipo de control ni de seguridad”, remarcó.

Vargas cuestionó también el trabajo de la fiscal: “Nunca fue al lugar, la amiga alemana que estuvo hoy no podía creer cuando fue a declarar cómo se está investigando, que el piloto estaba suelto ya. Me decía ’En mi país esto no sucede, ya se hubiera hecho Justicia hace rato’. Esto es un homicidio culposo mínimamente por lo que me dicen, hasta el piloto puede resultar siendo víctima de esta perversa organización donde tiene que ver muchas cosas antes y durante el vuelo, pendiente de todo”.

El instructor Ariel Salazar no declaró formalmente, porque aún no hay ninguna imputación en su contra. Sí se le informó que quedará a disposición de la Justicia para ser citado para declarar en torno al caso. Con esa finalidad, además, se realizó una constatación de su domicilio.

Uno de los objetos de mayor interés para la causa y que es buscado en la zona donde cayó el cuerpo de la joven es una cámara GoPro que Vargas habría tenido en su poder durante el vuelo. Los pesquisas no descartan que en esas imágenes haya elementos de valor para la causa. “En la mochila de Natalia estaba anexada una cámara que filma todo el vuelo y lamentablemente nadie sabe dar respuestas de por qué no aparece”, dijo su padre, quien solicitó ayuda al presidente Macri para avanzar en la investigación.

“Que estos siniestros no ocurran más, que la muerte de mi hija por lo menos sirva para prevenir, que no sea en vano y que otras familias no tengan que pasar por lo que atravesamos nosotros”, pidió el hombre antes de partir hacia la localidad de Las Estancias, en la vecina provincia de Catamarca, donde esparcirán las cenizas de su hija.

Por último, el ingeniero contó detalles de la historia de Natalia. “Ella nació en 1989 cuando yo aún era estudiante. María Emilia, mi esposa, que es un ser maravilloso, encaró su embarazo en una época difícil y Nati fue toda la vida aguerrida. No tenía un mal día, un ser impresionante, amigos por todas partes. En la secundaria nunca la veíamos estudiar y un día llego a casa contenta diciendo que era abanderada, cuando ni ella lo pretendía, porque nunca estudiaba por un promedio ni le interesaba las notas. Pero fue muy inteligente, muy especial”, recordó el profesional, visiblemente emocionado.

fuente: contexto

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta