La justicia Imputó a Hugo y Pablo Moyano por presunto lavado de dinero

share on:

Hugo y Pablo Moyano suman dificultades en la justicia. La fiscal federal de Quilmes Silvia Caballo los imputó por lavado de dinero, en una causa que se desprende de la investigación contra maniobras en el Club Independiente, que son investigadas en el juzgado federal de Lomas de Zamora. El nuevo expediente quedó en manos del juez federal de Quilmes, Luis Armella.

Con esta nueva imputación, el histórico líder de Camioneros Hugo Moyano quedará involucrado -con distintos grados y por distintos delitos- en siete causas judiciales.

La acusación de la fiscal Caballo se desprende de la investigación que lleva adelante el juez Gabriel Vitale de Lomas de Zamora, quien investiga la existencia de una asociación ilícita encabezada por el barrabrava de Independiente -ahora detenido- Pablo “Bebote” Álvarez, que habría defraudado en millones de pesos al club de Avellaneda.

El 15 de diciembre, Álvarez pidió declarar. Buscó acordar con la fiscalía acogerse al programa de imputados protegidos pero no lo logró, porque en la provincia de Buenos Aires tal figura no está contemplada. Entonces sólo amplió su declaración indagatoria, en la que apuntó a Hugo y Pablo Moyano como partícipes de maniobras de lavado de dinero. Esas acusaciones fueron “extraídas” para ser investigadas en otra causa, que es la que recayó en el juzgado de Armella.

Según el dictamen que siguiendo la declaración de Alvarez firmó la fiscal Caballo, por un lado se investiga una denuncia contra la familia Moyano que “extorsionaba a varias empresas de distintos rubros para beneficios personales”, utilizando a Independiente para “lavar y blanquear dinero” (sic) con la empresa “Conran” (se trataría de “Aconra SA”) de la cónyuge de Moyano”.

Mencionó también que Pablo Moyano (a quien lo apodarían “el salvaje”) le contó en persona que “a la empresa de hierro más grande de San Nicolás (Acindar) le sacó más de una tonelada de hierro extorsionándolos para que se lleven bien con el gremio“.

El escrito de la fiscal también menciona las acusaciones sobre Moyano respecto a la empresa de cemento “Loma Negra”, a la que supuestamente “también le sacó todo el hormigón para terminar un sector de la cancha; a la empresa “Garbarino” le sacó televisores y equipos de aire acondicionado y a la empresa “Cansillan” o “Kansillan” (se trataría de “Kalciyan SA”), la más grande de vidrios de la Argentina, de la que obtuvo vidrios para terminar los palcos Bochini y le facturaron no sabe si a Independiente o al Sindicato o a la constructora de Moyano endeudando a Independiente en 49 millones de pesos”.

La Justicia también investiga un conjunto de cuevas financieras con las que supuestamente se operaban estos negocios. Bebote Álvarez señaló que en unas escuchas telefónicas se muestra que los “camioneros le dan pesos al Polaco por partido para los gastos de la barra brava” -algo que calificó como “folclore” – y “lo que sería el ahorro para ir al mundial”, y enfatizó que “la barra brava compraba dólares para ahorrar para el Mundial de las colaboraciones que daba Pablo Moyano”.

Según la acusación, el dinero producido por todas las ventas de futbolistas efectuadas por Independiente era depositado en una cuenta de un banco radicado en una guarida fiscal. Y desde allí era derivado a una mesa de dinero en Argentina, manejada supuestamente por Pablo Moyano, actual vicepresidente primero de la institución.

El circuito de esa plata continuaba con su derivación a una mesa de dinero, que según las acusaciones del barra se encuentra vinculada a un vicepresidente del club (uno de los anteriores, Noray Nakis, está detenido) y a Pablo Moyano, por entonces vocal de la Comisión Directiva.

Consta en el expediente que dichas sumas de dinero eran puestas a trabajar en el “circuito financiero y generaba ganancias que no eran declaradas en los balances del club”: allí sólo se consignaba el “monto original surgido de la venta de los futbolistas”.

¿Qué pasaba con ese dinero no declarado? Se sospecha que se repartía entre los dirigentes que, en posible connivencia, “participaban de la operatoria”. Justamente, la Justicia busca determinar si los barras bravas operaban solos o con el apoyo de Moyano .

Ahora se pidió la imputación de Hugo y Pablo Moyano acusándolos de lavado de activos y según fuentes judiciales se busca desentrañar “el flujo de dinero y fondos vinculados al Club Independiente”.

fuente: LOS PRIMEROS

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta