LA HISTORIA INFAME: Sublevación peronista del 9 de junio de 1956 y fusilamientos ilegales en basurales y cárceles

share on:

El 09 de junio de 1956 militares y civiles peronistas intentan recuperar el poder por las armas, desencadenando una sublevación encabezada por el general Juan José Valle, en contra de la dictadura militar, de la Revolución Libertadora.

A nueve meses del derrocamiento de Juan Perón, la rebelión fue la respuesta natural del pueblo ante la agresión de los militares que en junio de 1955 bombardearon la Plaza de Mayo, asesinando a más de 300 personas y en septiembre del mismo año arrebataron el poder, iniciando una feroz persecución de militantes y simpatizantes justicialistas.

El objetivo de la rebelión era exigir la vuelta al sistema democrático y la restauración de las conquistas sociales obtenidas por la clase trabajadora durante el gobierno peronista. El intento es abortado y concluye en un baño de sangre ordenado por el General Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Rojas.

No hubo juicio previo, ni derecho a defensa de ningún tipo, ni ninguna posibilidad de indulto, sino que la misma madrugada del alzamiento se empezó a ejecutar peronistas a mansalva, sin contemplaciones.

En algunos casos se aplicó retroactivamente la Ley Marcial a quienes habían sido detenidos con anterioridad a su dictado, en otros se pasó por sobre la cosa juzgada, en otros no se tomó en cuenta el desistimiento de la acción armada; en otros se aplicó la Ley Marcial cuando ya no estaba en vigencia. Se trató, en definitiva, de un asesinato bárbaro, arbitrario e ilegal.

En sus Memorias, Rojas cuenta que sabían que se estaba organizando el movimiento de Valle, y prepararon esos decretos dejándolos sin fecha para poder comenzar a fusilar en forma inmediata. No fueron los fusilamientos una reacción violenta frente a hechos violentos, fueron un acto criminal premeditado fríamente. En el Museo Histórico del Ejército puede verse, en los legajos de los fusilados, la orden reservada cursada a los puestos fronterizos, mucho antes de que el levantamiento comenzase, para que no se les permitiese salir del país, sólo se esperaba la oportunidad para justificar muertes que ya estaban decididas.

Los 31 ajusticiados en las mazmorras de la dictadura y masacrados en oscuros basurales, son un ejemplo de las masacres y desapariciones que vendrian el futuro.
FUENTE: LAOPINIONPOPULAR

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta