México ahora es de izquierda: contundente triunfo de López Obrador

share on:

El líder del Movimiento Regeneración Nacional logró una histórica victoria por más de 25 puntos. Anaya, apoyado por una coalición de izquierda y derecha, y el oficialista Meade admitieron la derrota.
El candidato a presidente de México por una coalición encabezada por el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), José Antonio Meade, reconoció el triunfo del izquierdista Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de este domingo.

“Las tendencias no nos favorecen. Fue Andrés Manuel López Obrador quien obtuvo la mayoría. Por el bien de México, le deseó el mayor de los éxitos”, dijo en un mensaje en su cuartel de campaña, tras la difusión de encuestas a boca de urna que le daban al izquierdista una amplia ventaja.

El país azteca eligió presidente este domingo en unas elecciones marcadas por la violencia, en las que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador confirmó las encuestas que lo ubicaban como el favorito para gobernar un país profundamente dividido.

“Éste es un día histórico. El pueblo de México va a decidir libremente sobre quién debe de encabezar el gobierno en los próximos seis años”, dijo a la prensa López Obrador antes de votar.

“Nosotros pensamos que la gente nos va a dar su apoyo (…), va a lograr esta transformación sin violencia, de manera pacífica, va a ser un cambio ordenado y al mismo tiempo profundo”, añadió rodeado de su esposa, sus hijos y una nube de periodistas en un centro electoral en el sur de la Ciudad de México.

En su tercer intento consecutivo de alcanzar la silla presidencial, AMLO, como se lo conoce entre los mexicanos, se presentó como el candidato antisistema y fue el favorito en las encuestas, con más de 20 puntos por delante de sus rivales de los partidos tradicionales: Ricardo Anaya, impulsado por una coalición de derecha e izquierda (PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano) y José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien aparece tercero.

En el mismo centro de votación donde votó López Obrador, el taxista Gustavo Félix expresó su preocupación sobre el resultado de las elecciones.

“Todo parece indicar que Obrador será el ganador. Sólo espero que no sea el gran ganador en el Congreso, porque, si no, viviremos en dictadura”, dijo.

Además de elegir presidente, unos 89 millones de mexicanos están convocados para votar gobernadores, alcaldes, senadores y diputados locales y federales entre los más de 18.000 puestos en disputa. Se trata de la primera vez que se eligen tantos cargos en un solo proceso.

La hora de la izquierda

Por primera vez en décadas, la izquierda alcanzó la presidencia de la segunda economía latinoamericana.

Todos los candidatos han prometido luchar contra la violencia y la corrupción. Pero López Obrador, de 64 años, ha sabido capitalizar ese hartazgo en México, tras un sexenio de gobierno de Enrique Peña Nieto, marcado por la corrupción y denuncias de violaciones a derechos humanos.

Las elecciones pusieron fin a la campaña electoral “más sangrienta” de la historia reciente de México, con al menos 145 políticos asesinados desde septiembre (de ellos 48 eran precandidatos y candidatos), cuando se inició el proceso electoral, según la consultora Etellekt.

Un número significativamente mayor al registrado en 2012, cuando nueve políticos y un candidato fueron asesinados.

¿Trump versus AMLO?

Uno de las mayores interrogantes es la relación de AMLO con el presidente Donald Trump y, sobre todo, cómo dos modelos tan antagónicos funcionarán a ambos lados del Río Bravo, en temas tan vitales como migración y negociaciones hacia un renovado Tratado de Libre Comercio.

De su lado, el Gobierno estadounidense aseguró que nada cambiará. “Creo que a la gente le sorprendería, pero el presidente Trump tendrá el mismo trato con él que el que tiene con otros líderes extranjeros. Espera reunirse con él pronto”, declaró John Bolton, asesor de seguridad nacional del presidente norteamericano.

“Una reunión entre los líderes puede dar resultados sorprendentes”, añadió en una entrevista con la cadena Fox News.

Un gobierno sin lujos ni privilegios

En su proyecto de nación 2018-2024, AMLO pretende un rescate del campo, revisar millonarios contratos derivados de la reforma energética, un gobierno “austero, sin lujos ni privilegios” y reducir sueldos de altos funcionarios públicos hasta en un 50%. Todo para incrementar programas sociales y reducir la pobreza.

Más de la mitad de mexicanos viven por debajo de la línea de la pobreza y un 27% trabaja en el sector informal.

El problema es que muchos mexicanos y analistas le critican una falta de propuestas concretas, bajo una retórica “populista” que podría conducir al país por la misma senda de la crisis económica en Venezuela.

“Ha centrado cualquier solución en torno a su figura y a su capacidad personal para resolver asuntos. Es una incógnita qué va a pasar”, advirtió Fernando Dworak, analista político.

Es el temor de Eugenio Mejía, un joven de 26 años, que trabaja en un puesto callejero. “Iba a votar por López Obrador, pero siento que no está preparado para gobernar. Voy a votar por Anaya”, señaló.

Apodado el “joven maravilla” por su vertiginoso ascenso político, Anaya, de 39 años, corre detrás de AMLO. De estilo fresco, muestra sus propuestas en exposiciones dignas de Apple o Google, inspirado más en líderes de Silicon Valley que en la rancia política.

Anaya, de su lado, se mostró, al votar, confiado en un resultado a favor: “Estoy convencido de que este día va a ser un gran día para México. El voto nos va a favorecer”, añadió.

fuente: cadena3

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta