Tras el desprendimiento de parte de la fachada, clausuran la iglesia San Francisco que actualmente es monumento historico

share on:

Defensa Civil de la Municipalidad y la división de Catastro tomaron la decisión.

La iglesia San Francisco fue clausurada esta mañana por la dirección de Catastro y Defensa Civil en el marco de tareas de prevención. Funcionarios explicaron que si bien no existe peligro de derrumbe de la estructura, más partes del revoque y de la mampostería podrían caerse y provocar una tragedia.

“Queda totalmente clausurado hasta que se solucione el problema”, explicó Jorge Sepúlveda, director de Defensa Civil de la Municipalidad. Y agregó: “hay una grieta en el interior del edificio que es muy antigua y que se comenzó a abrir. Seguramente habrá que hacer obras para arreglarla”.
El templo de la esquina de 25 de Mayo y San Martín será cerrado con un cerco de obra hasta que profesionales analicen la estructura y los peligros que corre. La nave principal –donde se encuentra la iglesia- es la que quedó clausurada. En ella se incluyen las entradas de 25 de Mayo y las de San Martín.

“Los curas nos pidieron entrar por la calle 25 de Mayo, y decidimos poner un techo protector por si llega a haber algún otro desprendimiento de revoque. El ingreso al convento será el único habilitado”, expresó Sepúlveda. Y afirmó que están analizando la posibilidad de que las misas se dicten en la capilla convento.

La iglesia San Francisco fue nombrada Monumento Histórico en 1964. Los monumentos históricos no pueden ser intervenidos sin autorización de la Comisión Nacional de Monumentos, dependiente del ministerio de Cultura de la Nación. Los trabajos de mantenimiento y de restauración de esos edificios se hacen en conjunto entre dirección de Obras Publicas nacional y la de Cultura.

Andrés Nicolini, de la Dirección Nacional de Planificación y Diseño de Obra Pública, trabajó hasta 2014 en la restauración y mantenimiento de la iglesia. Aseguró que el edificio –construido en varias etapas y diferentes siglos-, posee numerosas grietas desde 1998: “las bóvedas que sostienen la estructura del templo presentan fisuras desde hace muchos años. Si hubiese un sismo fuerte, el convento correría peligro”.

Nicolini comentó además que las obras se suspendieron hace cuatro años por no tener instrucciones de continuidad por parte de la Nación: “no nos informaron que sea una prioridad”.

“Los trabajos que se hagan en los Monumentos Históricos deben ser autorizado, fiscalizados y supervisados por la Comisión”, finalizó.

fuente: la gaceta

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta