Según el empresario Berreta de Aetat, sin subsidios, el boleto debería costar $ 35

share on:

“Si esto ocurre se trasladará el costo de los subsidios a municipios y provincias, que no están en condiciones”, explicó un empresario.

El debate del Presupuesto 2019 mantiene preocupados a los empresarios del transporte público. Entre las alternativas del ajuste para la reducción del rojo fiscal, la Nación baraja eliminar los subsidios federales a los colectivos.
El objetivo del Ministerio de Hacienda, comandado por Nicolás Dujovne, es reducir el gasto público en $ 300.000 millones, para bajar el déficit de 2,7% a 1,3% del PBI. Para este año, está previsto que los subsidios distribuidos en todos los distritos al transporte público ronden los $ 100.000 millones. A las empresas de transporte público de Tucumán les corresponden $ 1.740 millones de esa torta (el 1,7% del total).
“Si esto ocurre se trasladará el costo de los subsidios a cada jurisdicción, a municipios y provincias, que no están en condiciones de cumplirlas. No tenemos el estudio de costos, pero estimamos que el boleto de viaje mínimo valdría $35”, explicó con preocupación Jorge Berreta, vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor (Aetat).
Los fondos nacionales para el Transporte Público se distribuyen a las empresas de dos formas: en efectivo y en rebajas al precio del gasoil. Por mes, los subsidios significan $ 125 millones a las empresas tucumanas que explotan setenta líneas de colectivos. El aporte al combustible equivaldría a $ 20 millones más. Además de partidas nacionales, el Gobierno provincial declaró este año la emergencia del sector mediante una ley que autoriza la entrega de $ 20 millones mensuales en subsidios.
La quita de subsidios al transporte público volvió a ser deslizada en la última reunión de la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fatap), la cámara que aglutina a los empresarios del interior. “Hay un viejo dicho de transportistas que dice que, en años normales económicamente, el precio de un cospel, de un boleto mínimo en colectivos, equivale a un café o a un lustre de zapatos. Sin subsidios nacionales, y si la provincia no puede absorber el impacto, el boleto rondaría los $ 35”, insistió Berreta.

Pedido de ajuste local
Los empresarios del transporte reiteraron esta semana su pedido de ajuste tarifario al Concejo Deliberante de la capital, para llevar el boleto en las 14 líneas urbanas de los $ 12,50 actuales a $ 21.
“Estamos literalmente fundidos, si seguimos prestando el servicio hoy en día es por el poder de endeudamiento que tuvimos pero que se agotó”, justificó el pedido Berreta. Y agregó: “una cubierta en marzo salía $ 8.500 y ahora está a $ 13.500; un tambor de aceite básico estaba a $ 9.000 y ahora pasó a $ 14.500. Todos los colectivos nuevos, con rampas y aire, están en planes a pagar en dólares, en 40 o 48 cuotas, ajustables al dólar. Venimos soportando hace cinco años tarifas despreciadas, en pesos, y todos nuestros insumos están dolarizados”.
El pedido de los empresarios había sido presentado en el Concejo en junio. Habían reiterado el reclamo por escrito hace dos semanas: advirtieron que, sin aumento, se verían forzados a reducir la frecuencia o suspender trabajadores.
“Debemos discutirlo con los concejales, pero mantengo mi postura personal de que no están los ánimos para otra suba de colectivos”, afirmó a LA GACETA Armando Cortalezzi, presidente del Concejo. La última suba fue concedida en febrero (llevó la tarifa de $ 9,35 a $ 12,50).
“En esta realidad inflacionaria, estamos al límite. Les comunicamos a los concejales nuestra predisposición para discutir soluciones conjuntas”, finalizó Berreta
fuente: la gaceta

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta