La Corte Suprema de la nacion rechazó el 2×1 para delitos de lesa humanidad

share on:

El flamante Presidente del máximo tribunal votó en soledad a favor de la reducción de la pena, solicitada en un caso emblemático: Rufino Batalla, condenado a 13 años de prisión por los homicidios de Laura Carlotto y Olga Noemí Casado. En 2017 el mismo tribunal había beneficiado a Luis Muiña, luego condenado a perpetua en septiembre de este año.
La Corte Suprema revocó su propio fallo de 2017, que despertó la indignación de miles de ciudadanos al beneficiar a Luis Muiña, condenado a perpetua en septiembre de este año por el secuestro y asesinato de Jorge Mario Roitman y Jacobo Chester. El descontento popular, la reivindicación de una ley del Congreso que tiró por la borda esa decisión, y ahora por fin, la reinvindicación del máximo tribunal.

Con el único voto en disidencia del Presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz, los otros cuatro magistrados determinaron que el beneficio del cálculo del 2×1 no es aplicable a las penas dictadas por delitos de lesa humanidad.

Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti se inclinaron para validar la nueva ley N° 27.362, aprobada por el Congreso en tratamiento exprés, a partir del denominado “fallo Muiña”: diputados y senadores nacionales afirmaron de forma explícita que este beneficio no podía ser implementado a favor de los condenados por este tipo de delitos, además imprescriptibles.

En relación a aquel primer fallo, redactado desde la oficina del propio Rosenkrantz, fueron Elena Highton de Nolasco y Rosatti quienes cambiaron su posición.
Esta nueva decisión se enmarca en el caso Rufino Batalla, el represor condenado por participar del asesinato de Laura Carlotto, hija de Estela, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, beneficiado en 2017 con la reducción de la pena.

Según recordó Perfil, Batalla había sido condenado a 13 años de prisión acusado de privación ilegal de la libertad -agravada por el uso de violencia y amenazas- y por someter a tormentos a 128 víctimas, más los homicidios de Laura Carlotto y Olga Noemí Casado. Fue uno de los civiles contratados por la oficina de Inteligencia para cumplir tareas de espionaje y ser guardia en el centro clandestino La Cacha.

El 14 de noviembre último, el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata había dispuesto la excarcelación de Batalla, tras haber cumplido las dos terceras partes de su pena y la demora de la Cámara Federal en tratar la apelación de la querella: el represor esperó el fallo de este martes cómodamente en su casa de Formosa, según reprodujo laizquierdadiario.com. Se entiende que esta situación deberá ser revisada.

fuente: diarioregistrado

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta