Presionada por la difusion de las amenazas, la municipalidad de San MIguel de Tucuman retira los tickets truchos de los “trapitos”

Presionada por la difusion de las amenazas, la municipalidad de San MIguel de Tucuman retira los tickets truchos de los “trapitos”

  19 Ene 2019  

El caso se difundió por mensajes entre celulares. Un “trapito” le reclamó a un automovilista el pago de una supuesta deuda por estacionar dos días en barrio norte.

Funcionarios de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán reiteraron luego que el estacionamiento pago en las calles de la ciudad no está controlado, por lo que el cobro está prohibido.

“A la gente no le corresponde pagar. Puede darle a voluntad si tiene ganas pero a nadie le pueden exigir que les pague o ponerles un monto”, explicó Enrique Romero, titular de la Subsecretaría Operativa de Tránsito y Transporte.
Agentes de tránsito recorrieron el viernes las calles del centro para retirar los comprobantes o “tickets” utilizados por los “trapitos”: fueron impresos con el logo de la Municipalidad, aunque el servicio no está autorizado.

Un cuidacoches que presta el servicio en la céntrica calle Mendoza dijo: “hace 14 años que estoy cuidando autos en esta cuadra. Trabajo siempre con lo que los clientes consideren que corresponde, no hay una tarifa. Con esto puedo llevar el pan a la mesa y mantener a mi familia”.

“Entiendo que hay algunos que se pasan de ‘pícaros’, por eso creo que se debería aprobar una tarifa y que nosotros con un talonario autorizado podamos trabajar y pagar un canon al municipio”, agregó el “trapito” quien pidió que su nombre no fuera divulgado.

Por las redes
“Por favor no se olvide de pagarme dos días. Gracias. Que Dios lo bendiga. Me debe $ 160”, le escribió un “trapito” en el reverso de un ticket colocado en el parabrisas a un usuario de WhatsApp.

El caso fue difundido raudamente por las redes sociales. El automovilista publicó una fotografía del comprobante.

En el segundo papel, el tono cambiaba: “si no me paga los dos días que me debe, no le cuido más. No voy a correr riesgos con los motochorros si le hacen algo al auto por robo o rayaduras. Gracias, que Dios lo bendiga. Después le cobro lo que me debe”, escribió con lapicera roja el cuidador.

“Vuelvo y me encuentro con esto, una supuesta advertencia”, indicó el conductor, quien pidió que se reguarde su identidad por temor a sufrir represalias.

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán reiteró que no se trata de un servicio regulado, por lo tanto no es obligatorio pagar.

“Nadie está obligado a pagar nada porque no hay estacionamiento pago en las calles de San Miguel de Tucumán”, explicó Romero, consultado por el caso.

En ese sentido, el funcionario aclaró que la actividad de los “trapitos” depende de la voluntad del automovilista.

“Si alguien quiere, puede pagarle lo que le parezca en forma de contribución, pero no hay hora ni tarifa establecida. Nadie está obligado a pagar una tarifa en las calles de la ciudad”, remarcó.

Y agregó: “Tucumán es una facultad de vivos, imprimen talonarios con el logo de la Municipalidad. Son completamente apócrifos”.

Romero explicó que existen dos líneas de WhatsApp (3814796360 y 3814796315) donde el área de Tránsito recibe las quejas de los ciudadanos.

“Todos los días tenemos denuncias relacionadas con ‘trapitos’ y su mala conducta, porque en muchos casos son violentos. Además, no hay un solo lugar de San Miguel de Tucumán donde no haya uno”, afirmó. Instó a los automovilistas a denunciar este tipo de hechos por esa vía.
El viernes, después de que se difundiera el caso del reclamo por una deuda, agentes de Tránsito municipal recorrieron las calles del centro para quitar los comprobantes de los parabrisas.
Las Piedras, 25 de Mayo y Santa Fe, fueron algunas de las calles que intervinieron.

“¿Ya no puedo laburar?”, preguntó uno de los “trapitos” luego de ser informado que no podía cobrar a los vehículos del lugar, quien no quiso dar su nombre.

“Podés cuidar a voluntad, pero no con papelitos”, le respondió el oficial.

Algunos papeles llevan la leyenda de “Cooperativa Aparkar LTDA”; otros, del “Centro de Lisiados”, casi todos, dicen Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Según Romero, se trata de comprobantes apócrifos, porque no cuentan con autorización por ordenanza ni se trata de un servicio licitado a una cooperativa.

Dejá una respuesta