PROSTITUCION EN EL MICROCENTRO: Un joven herido, dos jovencitas y una puerta de vidrio rota

PROSTITUCION EN EL MICROCENTRO: Un joven herido, dos jovencitas y una puerta de vidrio rota

  17 May 2019  

Un joven sufrió un profundo corte en una de sus piernas cuando intentó escapar de las jóvenes a las que les habría pagado por mantener relaciones sexuales en un edificio de Monteagudo al 400.

Cerca de las 18.30, personal de la dirección de Patrulla Urbana y vecinos del lugar, asistieron a la víctima, que se desvaneció en la esquina de Córdoba y Monteagudo. Fue trasladado hasta el Centro de Salud, donde fue atendido de las heridas y luego dado de alta. Contó que se había lesionado cuando fue empujado por dos chicas que lo intentaron asaltar y que con su pierna rompió un vidrio del edificio que se encontraba allí.

Los agentes de la seccional 1ª, al mando del comisario Juan Ibáñez, descubrieron que el herido no habría contado la verdad de lo que habría sucedido. Según el testimonio de varias personas, el joven habría llegado al edificio para contratar supuestos servicios de jóvenes que allí viven. Cuando estaban en el departamento, se habría producido un incidente. No se confirmó de qué tipo, pero no se descarta que haya habido un robo.

Siempre según el relato de los vecinos, la victima bajó raudamente e intentó abandonar el edificio. Pero al llegar al hall, se dio cuenta que la puerta estaba cerrada con llave y al no poder abrirla, decidió romper el vidrio para poder escapar. Allí sufrió la herida que obligó su hospitalización.

“Lo vi aparecer acomodándose la ropa. Estaba muy nervioso y allí se lastimó. Salió corriendo, no quería que lo ayudáramos”, explicó un testigo que pidió que su nombre se mantuviera en reserva. También dijo que en el edificio, hace poco más de un mes, un grupo de unas cinco mujeres alquilan un departamento.

“Descubrí cuando el chico ya estaba en la vereda. Vino corriendo, el ataque no fue así. Después comenzó a circular una versión en la cuadra que me llamó la atención. Varios vecinos contaron que el chango había tenido problemas con unas chicas que viven en un edificio de la Monteagudo al 400. Pero la verdad es que no sé bien qué pasó”, explicó José Romero, responsable del quiosco de una zona.

Cynthia García, empleada de comercio, agregó: “me llamó la atención lo que pasó. La verdad es que esta es una zona segura donde y realmente estoy sorprendida por lo que pasó”.

Fuentes policiales evitaron hacer declaraciones sobre lo que había sucedido en el lugar. Sí confirmaron que están investigando tanto la versión que dio el herido, como la que contaron algunos vecinos.
fuente: contexto

Dejá una respuesta