Hoy se festeja en Argentina el Día de la Restauración de la Democracia

Hoy se festeja en Argentina el Día de la Restauración de la Democracia

  10 Dic 2020  

En homenaje a la culminación de la dictadura Cívico-Militar y la asunción de Raúl Alfonsín, hoy se conmemora en el país, el Día de la Restauración de la Democracia

El 10 de diciembre como Día de la Restauración de la Democracia con el objetivo de conmemorar el retorno a la democracia en 1983, cuando asumió la presidencia Raúl Alfonsín,  luego que Argentina transitara la peor Dictadura cívico-militar de su historia, en un periodo de siete años.

Esta fecha se declaró en el año 2007, a través de la Ley Nª 26323 en el Congreso de la Nación

Por otro lado, la fecha coincide y está en consonancia con el Día Internacional de los Derechos Humanos, conmemoración que inculca el cuidado y velación de los derechos más elementales de cada persona que habita este mundo: el derecho a tener libre pensamiento, a circular, a no ser violada ni en su integridad física ni psicológica, como también guarda el rechazo a toda forma ilegítima de privación de libertad y tortura.

memoria

La vuelta a la democracia en Argentina fue un acontecimiento del que fueron responsables distintos sectores como gremios, dirigencias, organizaciones sociales, agrupaciones estudiantiles, políticas, barriales, organizaciones no gubernamentales, partidos políticos, sectores del movimiento obrero entre otros organismos que durante toda la dictadura se mantuvieron en lucha articulando distintas actividades y manifestaciones.

 

Actualmente, la Argentina lleva 37 años de democracia ininterrumpida, lo cual se considera un logro y una exhortación al cuidado, respeto y búsqueda de buen funcionamiento de las instituciones gubernamentales que la Constitución Nacional establece.

El ejercicio democrático demanda de una dedicación permanente de los habitantes de la Nación y está basado en el cumplimiento de la Constitución, el respeto por las libertades públicas, la tolerancia política y la vigencia de los derechos humanos.

 

Raúl Alfonsín y el retorno de la democracia

El 10 de diciembre de 1983  Raúl Alfonsín asumió la presidencia del Argentina, poniendo fin al autoproclamado «Proceso de Reorganización Nacional»,  o más bien, conocida por el pueblo, como la dictadura cívico militar que duró casi ocho años y tuvo como consecuencia la persecución y desaparición de miles de personas y un fuerte deterioro del aparato productivo, económico y cultural del país, más un serio desgranamiento del tejido social argentino.

 

alfonsín

En el año 2007, ambas cámaras del Congreso Nacional sancionaron la Ley N° 26.323 con la contundente declaración del Día de la Restauración de la Democracia, estableciendo la jornada del 10 de diciembre como la fecha conmemorativa que restableció en la Argentina el régimen democrático y el Estado de derecho en recuerdo de la asunción del presidente Raúl Alfonsín.

La declaración que estableció el Día de la Restauración de la Democracia surgió con el fin de promover los valores democráticos, resaltando su significado histórico, político y social.

 

La democracia como forma de vida

Si bien, la construcción de una democracia ininterrumpida comenzó el 10 de diciembre de 1983, aún continúa ya que para su consolidación y concientización, es necesario el aporte cotidiano de todos los habitantes del país, todos los días; todo el año y toda la vida.

Y si bien se han recuperado las instituciones y se ha vuelto a un orden desde el punto de vista de la Constitución y la ley, se sigue confundiendo democracia con un mero acto comicial, faltando aún profundizar el criterio que explica a la democracia como una forma de vida.

Cada 10 de diciembre el país debe recordar y evocar el retorno a la democracia como sistema institucional y como hábito cultural, recordando las palabras de Raúl Alfonsín ante la Honorable Asamblea Legislativa, en circunstancias de su asunción, el mismo día que la democracia volvía a la Argentina para no irse nunca más:

“Los pueblos, como los hombres, maduran en el sufrimiento y no seríamos dignos del nombre de pueblo si no fuéramos capaces de aprender la lección del dolor. Lo primero que no debemos olvidar es que lo más valioso que tiene nuestro país son los hombres y las mujeres que lo habitan. No es el petróleo, ni las vacas, ni el trigo, ni las fábricas, sino el trabajo y la capacidad de creación de todos y cada uno de nuestros habitantes lo que da sentido y riqueza a nuestra Argentina, como a cualquier otra nación del mundo.”

Raúl Alfonsín

Dejá una respuesta