Muerte en el club Lince: “Hace un mes que estamos sin saber nada”

Muerte en el club Lince: “Hace un mes que estamos sin saber nada”

  01 Sep 2021  

El viernes se cumplió un mes desde el fallecimiento del joven Tomás Álvarez, de 15 años, tras sufrir una descompensación en su primer día en el club Lince. El trágico episodio abrió la discusión sobre hasta qué punto las instituciones deportivas de la provincia cuentan con el equipamiento y el conocimiento necesario en primeros auxilios para este tipo de casos.

Alicia Herrera y Ramón Álvarez, padres de Tomás, se mantuvieron en reserva durante este tiempo a causa de la conmoción que les provocó la muerte de su hijo, pero finalmente ayer se manifestaron al respecto en diálogo con LG Play, pidiendo que el club se haga responsable por lo sucedido. “Hemos juntado fuerzas para hablar. Hace un mes que estamos sin Tomás y aún no tenemos ninguna respuesta. Nadie del club habló con nosotros, jamás. Dijeron que estábamos felices porque nuestro hijo iba a entrenarse al club, pero yo jamás lo mandé a entrenarse. Mi hijo fue a averiguar los horarios, cuánto costaba la cuota, para ver si podíamos pagarlo porque él quería ir. Dos amigos vecinos van hace mucho y lo habían incentivado. No lo mandé a entrenarse, sólo a averiguar”, aclaró Alicia.

“Quería hacer lo mismo que sus amigos, pero acá hay adultos que tienen que ser responsables de nuestros hijos. Si yo sólo lo mandé a preguntar, por qué lo ponen a entrenarse en su primer día con chicos que van hace mucho. Yo siento como madre que acá han fallado los adultos”, agregó Alicia.

“Tenía que haber un desfibrilador, o un médico. Él cayó en la cancha y recién después de un rato lo auxiliaron. Esto le podría haber pasado a cualquier otro chico. No se le pidió ningún certificado médico antes de ponerlo a entrenarse”, intervino Ramón.

“Nos dijeron que así se hace siempre: que se los invita y si les gusta, recién se les pide un apto médico. Eso no puede ser así. Hay cosas que tienen que cambiar. No queremos que le pase a nadie más lo que le ha pasado a nuestro hijo. Yo toda la vida hice actividad física y me cuidaron. Yo siento que a mi hijo no lo cuidaron. Y hoy siguen igual con las prácticas. Tienen que tener gente capacitada para auxiliar a los chicos en estos casos”, reclamó Alicia.

Acciones legales

Después de un mes, los padres de Tomás siguen sin conocer los resultados de la autopsia. “No queríamos que se hiciera, pero nos obligaron. La hicieron y hasta el día de hoy, nadie nos dijo nada. Necesitamos respuestas. Por eso le pedimos al fiscal que nos ayude a encontrarlas”, contó Alicia.

Héctor González, quien actúa como procurador en representación de la familia, informó haber solicitado el cambio de carátula de la causa (muerte dudosa) por el de homicidio simple con dolo eventual y a su vez el de homicidio culposo para otros responsables. “Entendemos que hay suficientes elementos para hacer estas imputaciones. Hay obligaciones que no se cumplieron. Por ejemplo, hay una ley que obliga a exigirle examenes médicos a todo aquel que ingrese en el campo de juego, situacion que aqui no se cumplió. Hay otra ley, la 8976, que obliga al club a tener al desfibrilador y a tener personal capacitado para usarlo. Las medidas de prueba que hemos solicitado aún no se han ejecutado, por lo que todavía no sabemos si lo tenían, pero aunque así fuera, no se lo usó para reanimar a Tomás”, explicó el representante legal, luego de la reunión que mantuvieron ayer con el fiscal Carlos Sale para solicitar dichas medidas.

González argumentó que “se actuó con total falta de sensibilidad” por parte del club y anticipó que en las próximas horas se constituirán como querellantes junto a Federico Hanssen. “Hemos solicitado medidas que hasta ahora no se han llevado a cabo, por lo que pediremos que se agilicen porque son primordiales los elementos de prueba. También hemos reiterado el pedido de la autopsia para que sea agregada al legajo, ya que aún no fue remitida por la oficina del médico forense”, agregó González.  fuente:La Gaceta

Dejá una respuesta