El evangelio del dia

El evangelio del dia

  30 Sep 2021  

Lectura del santo evangelio según san Lucas (10,1-12):

En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él.
Y les decía: «La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: “Paz a esta casa”. Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: “Está cerca de vosotros el reino de Dios.” Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: “Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios.” Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo.»

Comentario

De los que le siguen, Jesús elige a setenta y dos para que se adelanten y anuncien a los pueblos a los que él irá un mensaje muy concreto: el Reino de Dios está cerca.

Antes de enviarlos, les advierte que la mies es muy extensa: las personas a las que debe llegar el Reino de Dios son muchas, todas, porque Dios “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2,4). Los que deben proclamar el mensaje son, en cambio, pocos. Ante esta realidad, lo primero que debemos hacer es rogar a Dios que envíe más obreros a su mies.

Con esta enseñanza de Jesús, nos queda claro que el protagonista de la salvación es Él, no nosotros; que los medios más importantes para llevar a los corazones la fe no son los medios humanos, sino los sobrenaturales. Lo primero no es poner en marcha actividades apostólicas, hablar, escribir, moverse de un lado a otro del mundo. Lo primero es orar. El apostolado solo será eficaz si se fundamenta en la oración, en la unión de amor con Dios.

¿Y quiénes son esos obreros que tanta falta hacen? Todos los cristianos: laicos, sacerdotes, religiosos… Todos estamos llamados por Dios a llevar al mundo entero la buena noticia de la salvación: Jesús es el Cristo, el Mesías; ha muerto y resucitado por nosotros; ha venido a instaurar el Reino de Dios en el mundo y en el corazón de cada hombre.

El Concilio Vaticano II ha querido hacer un llamamiento especial a los laicos, recordándoles que es el propio Señor el que los invita «a que se le unan cada vez más íntimamente y a que, sintiendo como propias sus cosas (cf. Filipenses 2,5), se asocien a su misión salvadora; de nuevo los envía a todas las ciudades y lugares a donde Él ha de ir (cf. Lucas 10,1), para que, con las diversas formas y maneras del único apostolado de la Iglesia que deberán adaptar constantemente a las nuevas necesidades de los tiempos, se le ofrezcan como cooperadores, abundando sinceramente en la obra del Señor»[1].

Dejá una respuesta