El asesino Roberto  Carlos Rejas se refugió en una cabaña durante 13 días, cambió su nombre y trabajó a cambio de hospedaje,es inminente la detención de sus cómplices de fuga

El asesino Roberto Carlos Rejas se refugió en una cabaña durante 13 días, cambió su nombre y trabajó a cambio de hospedaje,es inminente la detención de sus cómplices de fuga

  15 Oct 2021  

El doble homicida llegó al lugar acompañado de tres cómplices. Ante los propietarios de la finca en donde fue recapturado dijo que era un estudiante jujeño y se hacía llamar Leo.

Roberto Carlos Rejas fue recapturado durante la tarde de este jueves en Coronel Moldes en Salta, luego de permanecer prófugo de la justicia durante 17 días.

El prófugo más buscado de la provincia y del país, estuvo 13 días alojandose en una cabaña de una finca que ofrece servicios turísticos y que se encuentra en una de las bahías del dique Cabra Corral.

El hijo del propietario del lugar, Guillermo Verchán aseguró que Rejas llegó al lugar acompañado de otras tres personas, que solo estuvieron con él por el lapso de un día y luego lo dejaron solo, pero con la estadía pagada al menos por 9 días.

En el lugar, el homicida de Milagros Avellaneda y Benicio Coronel, inventó un nuevo perfil, se hacía llamar Leo, aseguraba que era estudiante de fisioterapia, oriundo de la provincia de Jujuy y que había buscado ese espacio porque necesitaba estudiar con tranquilidad.

Con el pasar de los días, Rejas fue ganando confianza dentro de la finca a la que asisten muchos pescadores y empezó a hacer algunas “changas” para solventar su estadía y gastos personales. “Nos dio una mano durante el fin de semana largo porque había movimiento de turistas y estuvo conmigo en el tractor llevando y trayendo lanchas” aseguró Verchán.

En la jornada del jueves, Rejas fue identificado por un pescador salteño, quien dio aviso a la policía. Luego se montó un operativo para proceder a la captura. Cuando los efectivos salteños llegaron hasta el lugar, Rejas se encontraba lavando una lancha, no ofreció resistencia, pidió perdón, se aferró a una medalla y comenzó a rezar.

Los testigos afirman que el prófugo no se mostró sorprendido y que dijo que había huido por una cuestión de supervivencia.

Ahora la investigación se centrará en los tres cómplices que acompañaron a Rejas hasta Salta.

fuente:losprimeros

Dejá una respuesta