” ROSARIO SIN LEY “: Ahora narcos extorsionan a ciudadanos comunes para que paguen protección

” ROSARIO SIN LEY “: Ahora narcos extorsionan a ciudadanos comunes para que paguen protección

  09 Feb 2022  

Una mujer fue víctima de una extorsión en Rosario, Santa Fe.
En la mañana de este martes encontró en la puerta de su casa una nota extorsiva acompañada de dos proyectiles. En ese papel le exigen el pago de unos 200 mil pesos, caso contrario, van a disparar contra su domicilio, auto o moto, por lo que sugieren conocer los movimientos de la víctima.

Rita relató a la prensa que la nota y las municiones estaban en el interior de una bolsa que colgaron en el portón de su casa de Copérnico al 3900.

“Salí a la mañana a hacer los mandados. Vi una bolsa colgada, pero no sabía qué era. Cuando regresé vi que no se movía. La agarré y encontré la nota y dos balas. Una de las balas las dejé en la comisaría”, comentó.

La mujer señaló que vive de su sueldo mensual y no tiene 200 mil pesos para pagarle a los extorsionadores.
“Es la primera vez que me pasa. Me contó un vecino que esta mañana paró frente a mi casa una moto blanca con dos chicos con gorrita. Son los únicos datos que tengo”, concluyó.
OTROS HECHOS EXTORSIVOS
Los ataques extorsivos en Rosario llevaron a un comerciante a cerrar su agencia de autos este martes. El dueño decidió vaciar el local después de dos ataques en menos de una semana en el local ubicado sobre una de las principales arterias de la ciudad y otros negocios de la zona también están en la misma situación.

El comerciante no abrió las puertas de su negocio este miércoles en la esquina de Bulevar Oroño e Hilarión de la Quintana. Sobre la ochava sudoeste ya no se veían los vehículos que estuvieron a la venta hasta el día anterior. Sólo quedaban los agujeros que hicieron dos disparos en los vidrios.

Los cristales rotos son nuevos. David Firpo había pedido la colocación para reemplazar los rotos cinco días atrás como resultado de la primera balacera. En esta oportunidad, el dueño de la agencia estaba por irse a su casa cuando lo sorprendieron los tiradores. Tras el episodio no se registraron personas heridas.

El comerciante había recibido amenazas después del ataque del último viernes, pero no cedió ante los extorsionadores. Hizo la denuncia e incluso bloqueó en Whatsapp la línea que usaban los delincuentes para pedirle dinero a cambio de dejarlo trabajar en paz.

“Tengo que cerrar, ganan ellos siempre porque no hay nadie que los agarre”, aseveró Firpo mientras la policía examinaba su negocio en busca de evidencia del ataque. En primera instancia se reportaron seis disparos. Uno de los proyectiles perforó el parabrisas de un auto. El vehículo baleado fue retirado durante la noche junto al resto de los coches que estaban dentro del local.

El comerciante confirmó que las amenazas no cesaron después de la primera balacera. Los extorsionadores le advirtieron que “no iba a poder estar tranquilo” ni él ni su familia. La semana anterior, aseguró que no trabaja para “mantener delincuentes”. Sin embargo, este nuevo episodio lo llevó a revisar la situación e incluso deslizó desconcertado en medio de la conmoción: “Me tengo que ir del país”.

“Mañana tengo que cerrar, se queda sin laburo un montón de gente”
, dijo el dueño de la agencia en diálogo con Canal 3. Luego advirtió que no se trata de una cuestión personal y opinó que “Rosario está complicado”. Si bien destacó que “la policía trabaja demasiado”, opinó que “no pueden hacer mucho” frente a estos casos.

Firpo sigue a disposición de la Justicia y las autoridades provinciales tras la segunda balacera, pero se mostró escéptico en cuanto al avance de la investigación. En este sentido, comentó: “Hago denuncias y no pasa nada, sigo de la misma manera”.

Por lo pronto, la Fiscalía ordenó un relevamiento de las cámaras de seguridad en la zona de Oroño al 5500 para tratar de esclarecer el episodio. Mientras tanto, algunos comerciantes de la ciudad que sufren intentos de extorsión a punta de pistola evalúan tomar el mismo camino.

Así como la agencia de zona sur cerró definitivamente, este miércoles también dejó de funcionar una carnicería que fue baleada dos veces en 12 días. El dueño de Hiper Car se despidió con un cartel pintado en la esquina de Bulevar Seguí y Lavalle. “Nos piden $ 100.000 y nos vamos. Gracias, intendente y gobernador”, rezaba el letrero referido a Pablo Javkin y Omar Perotti respectivamente.

Dejá una respuesta