Tucuman: Vecinos inundados en el sur de la provincia lamentaron que nadie los ayudó (video)

Tucuman: Vecinos inundados en el sur de la provincia lamentaron que nadie los ayudó (video)

  07 Mar 2022

Debido a las intensas lluvias desatadas en la noche del sábado, son cientos de familias las que se vieron perjudicadas por la creciente en el caudal del Río Chico, en el sur de la provincia. Viviendas de las localidades de Santa Rosa, Santa Ana y Río Chico fueron sorprendidas en la madrugada cuando el agua llegó hasta más de un metro de altura.

“A las 11 de la noche llegó el primer golpe de agua. Y después vino otro que ya nos sacó de la casa porque no podíamos estar, me daba el agua acá”, dijo Elva Ruiz, señalando que el agua llegó hasta altura de su pecho. “Nos sorprendimos con la creciente porque la tormenta fue en un momento”, agregó la mujer que vive hace 56 años en la entrada a Río Chico, Santa Ana.

“Perdimos todo. La cama y los colchones los perdí, solo pude levantar dos heladeras y un lavarropas. Yo ya tento 80 años y mi hija es paciente oncológica, no podemos hacer fuerza. Gracias a unos chicos que vinieron y nos ayudaron a levantar salvamos algo”, detalló Elva, de 80 años de edad.

Consultada sobre las situaciones similares que le tocó vivir en su casa, ya que la historia indica que el sur tucumano padece año tras año en las épocas estivales, Elva contestó que “muchas veces” le tocó vivir esto. Y comparó: “Mis dos hijos más chicos ya son abuelos y cuando ellos eran chicos ya teníamos inundaciones; pero así como esta hace mucho tiempo no”.

Al respecto, preguntamos qué es lo que responden las autoridades de la comuna, a lo que Elva dijo: “Al delegado que está ahora yo lo voté cuando recién se inició, pero nunca le conocí la cara, hasta el día de hoy. En todas las inundaciones que tuvimos yo no lo conocí a él porque él nunca vino”.
“Anoche salimos (hacia el frente de la casa porque se estaba inundando) a las 11:30 de la noche y llovía. Estuvimos toda la noche aquí (sobre la traza de un camino que pasa por el frente de su vivienda): ¿usted cree que alguien vino aquí? No vino nadie. Mi nieto me pedía agua y no había dónde buscar, añadió la mujer.

“Hoy vamos a dormir afuera de nuevo”, comentó resignada. Además, Elva dijo que no se puede ir a otra casa, de algún familiar por ejemplo, ya que no faltan los ’amigos de lo ajeno’ que se aprovechan de las desgracias de los demás y roban lo poco que el agua les dejó.

“Les pedimos que hagan un buen trabajo. Que si llueve, nosotros podamos decie que vamos a dormir tranquilos. No dormimos antenoche, anoche y hoy tampoco vamos a dormir, ya no se puede”, lamentó Elva.
/ fuente:Vientos Tucumanos


 

 

Dejá una respuesta