Ola de suicidios en la Marina de USA preocupa al Pentágono

Ola de suicidios en la Marina de USA preocupa al Pentágono

  05 May 2022

Un creciente número de suicidios en el portaaviones USS George Washington alza las alarmas en la marina de USA y en el Pentágono.

En el mes pasado de abril se reportaron 3 suicidios en una semana en el portaaviones de la Marina de USA, el USS George Washington, sumando un total de 5 casos de suicidio en lo que va de un año en el mismo buque de guerra.

Esta situación se volvió muy preocupante para el resto de la tripulación del navío, para el portavoz del Pentágono, John Kirby, y para el capitán del barco, Brent Gaunt el cual le dijo a su tripulación el jueves pasado que la Marina comenzará a sacar a los marineros del portaaviones luego de esta serie de suicidios y quejas de los marineros sobre las condiciones a bordo del barco.

Sin embargo, entre los tripulantes del barco, el capitán Gaunt, las declaraciones oficiales de la Marina y el Pentágono hay una inconsistencia sobre las declaraciones sobre las muertes que ocurrieron dentro del George Washington.

Condiciones inhumanas

Esta oleada de suicidios ciertamente no puede considerarse una simple casualidad. En lo que va de un año, se han reportado, según las fuentes oficiales de la Marina, 5 suicidios en el USS Georges Washington, cuando anteriormente el propio capitán Gaunt le dijo a sus tripulantes que el número llegaba a 9.

En esta situación lo primero que viene a la mente es la falta de apoyo psicológico y psiquiátrico, posibles abusos físicos y psicológicos, y/o condiciones de vida muy precarias, cóctel suficiente para llevar a más de los 2700 soldados tripulantes a considerar quitarse la vida.

El USS Georges Washington es un portaaviones con capacidad nuclear que ya lleva más de 50 años sirviendo en la marina de USA. Sin embargo, debido a su vejez, está actualmente anclado en los puertos del estado de Virginia, donde por obligación, estos tipos de buques deben realizar revisiones, reparaciones, y actualización de su flota.

 

El buque ha estado anclado desde el 2017, donde los tripulantes y recientes enlistados en la marina se vieron obligados a trabajar dentro del buque realizando tareas de reparación y otras “dignas de un conserje con honores” según lo dijo una marinera. Por ende, estos marineros no ejercen la tarea por la cual se los contrató.

 

Además, hay un número importante de marineros que se ven obligados a pasar la noche en el buque, ya que son los encargados de realizar tareas de emergencia. Mientras, los restantes que tengan la posibilidad de alojarse en otro lugar, pueden dormir afuera, pero aquellos que no, viven en el buque.

 

Sin embargo, el problema principal reside en la pésima calidad de vida de los marineros dentro del buque, donde muchos declaran que la situación es “inhumana”:

 

Están viviendo en un sitio de construcción activo, y la mitad del barco no es habitable en absoluto”, dijo un marinero a NBC que mantuvo su identidad anónima por miedo a retaliaciones. “A ellos no les importa que intentes dormir”.

 

La constante construcción dificulta que los marineros se durmieran después de largos turnos. Entonces, algunos marineros dormían en sus autos.

 

A parte de estas situaciones, algunos ex marineros, ya retirados de la fuerza que han tenido intentos de suicidio a bordo del buque, como Hannah Crisostomo, que ahora tiene 20 años, dijo que el 95 por ciento de la razón por la que trató de suicidarse estaba relacionado con el trabajo.

 

“El comando te empuja a ese punto ”, dijo, y agregó que había tratado de obtener ayuda, pero en cambio fue menospreciada. Y a diferencia de un empleado corporativo tradicional, no podía renunciar simplemente porque había firmado un contrato de cinco años.

 

No tenes la posibilidad de simplemente poner un aviso de dos semanas y salir

Hannah Crisóstomo en su foto oficial de la Marina de USA.

Hannah Crisóstomo en su foto oficial de la Marina de USA.

Testimonio escalofriante

Hannah Crisóstomo, una ayudante de contramaestre de aviación en el portaaviones USS George Washington, había sido trasladada a tareas de reparación en el turno de noche. En medio de la desorganización en el barco durante una extensa revisión, Crisóstomo dijo que la aprendían constantemente por cosas que estaban fuera de su control.

 

En mayo del 2021, Crisóstomo intentó suicidarse tomándose casi 200 pastillas de analgésicos, que le causaron convulsiones y un paro cardiaco. Sin embargo, tras días internada, sobrevivió. Aún en recuperación, Crisóstomo habló con la cadena de noticias de USA, NBC, sobre su experiencia. Comentó que recuerda haber pensado:

 

Si me mantienen en la Marina y me vuelven a poner en la misma situación, me voy a suicidar, y voy a tener éxito la próxima vez.

 

Luego de su intento de suicidio, otros 5 marineros también cometieron suicidio el pasado año. Esta situación está actualmente bajo investigación de la Marina. Sin embargo, fuentes oficiales trataron de minimizar el problema en lugar de reconocer que esta realidad va más allá de una situación normal. En un comunicadola Marina dijo, en parte, que era una “fuerza resistente”, pero “no inmune a los mismos desafíos que afectan a la nación a la que servimos”. El contralmirante John F. Meier, comandante de la Fuerza Aérea Naval del Atlántico de USA, dijo

 

Seguimos comprometidos a garantizar que nuestros portaaviones estén tripulados, capacitados y equipados a niveles óptimos, incluidos los proveedores de salud mental integrados

 

Otra sobreviviente de intento de suicidio que vivió en el George Washington, Nautica Robinson, de 23 años, excontroladora de incendios, estuvo de acuerdo en que los períodos de revisión afectan las cargas de trabajo, aumentan el estrés y hacen que los marineros trabajen más y más duro para compensar los retrasos en los horarios que están fuera de su control.

 

Pero dijo que la raíz del problema no es el astillero ni el barco en sí, sino el “liderazgo tóxico” en el George Washington.

 

 Simplemente nos arrojaron de vuelta al buque, como si nuestros intentos de suicidio no hubieran ocurrido”, dijo Robinson. “Las cosas que empujaron a esos marineros por la borda no existían para ellos”.

 

Antes del intento de suicidio de Robinson en mayo de 2021, dijo que había estado lidiando con crecientes presiones y toxicidad en el trabajo, que empeoró después de que dijo que fue abusada sexualmente por otro marinero fuera de la base en 2020.

 

También dijo que pidió repetidamente un mejor apoyo de salud mental a sus superiores en el portaaviones, en el que había trabajado desde 2019. Pero dijo que recibió poca ayuda y aún menos empatía. Otros marineros también declararon que las Marina y las FFAA en general es un ambiente donde es casi imposible pedir ayuda, y en caso de hacerlo, esta es inexistente. Por ejemplo, dentro del Georges Washington se encontraba solo 1 psiquiatra para las 2700 personas a bordo.

Nautica Robinson cuando trabajaba en el Georges Washington antes de su intento de suicidio. 

Nautica Robinson cuando trabajaba en el Georges Washington antes de su intento de suicidio.

En cuanto al las quejas sobre las condiciones de vida deplorables dentro del buque, el Suboficial Mayor de la Marina Russell Smith le dijo a los miembros de la tripulación que sabía que sus condiciones de trabajo durante la revisión “no eran agradables” o fáciles, y reconoció que había un problema de suicidio.

 

Pero Smith no estuvo de acuerdo cuando un marinero dijo que el nivel de vida en el barco no estaba “necesariamente a la altura”. Dijo que los marineros pueden irse a casa la mayoría de las noches y que no estaban “durmiendo en una trinchera como podría estar haciendo un infante de marina”.

 

Creo que probablemente podríamos haberlo hecho mejor para manejar sus expectativas al venir aquí. Escuchó sus preocupaciones y siempre debe plantearlas, pero debe hacerlo con expectativas razonables.

Inconsistencias

Los marineros informaron que el comandante Gaut le dijo a la tripulación el 11 de abril que el barco había tenido nueve suicidios en nueve meses. Siguió otra muerte el 15 de abril; Gaut le dijo a la tripulación que también fue un suicidio. La Marina aún tiene que confirmar o negar que Gaut transmitió esos números a la tripulación.

 

Aún así, cuando Gaut se dirigió a su tripulación el martes 26 de abril, dijo que el barco había experimentado tres suicidios y tres muertes adicionales en nueve meses, lo que contradice las declaraciones oficiales de la Armada y su declaración anterior a la tripulación.

 

Cuando Military.com contactó a la Marina la semana pasada, el teniente Robert Meyers, un portavoz del Comandante de la Fuerza Aérea Naval del Atlántico de USA, dijo que el servicio estaba al tanto de sólo siete muertes, no necesariamente suicidios, a bordo del barco en los últimos 12 meses.

 

Misteriosamente, una declaración posterior de la Marina dijo que las tres muertes de abril fueron “suicidios aparentes”, mientras que las otras cuatro muertes de 2021 fueron las siguientes: un suicidio en diciembre; una “muerte relacionada con la salud” en octubre; una muerte “indeterminada” en julio; y otra “muerte relacionada con la salud” en mayo.

 

La Marina de USA también reveló que hubo tres suicidios adicionales que datan de noviembre de 2019. Esto llevó efectivamente el recuento oficial a siete muertes en 12 meses, con cuatro suicidios. Sin embargo, “oficialmente” se habla de solo 5 muertes, oportunamente después de que varios testigos anónimos y ex marinos como Crisóstomo hayan salido a hablar.

 

Independientemente del recuento final, George Washington ha experimentado un grupo de suicidios sin precedentes en los últimos años, aunque las tasas de suicidio han aumentado de manera alarmante para los miembros de la tripulación.

 

Los casos de suicidios en las Fuerzas Armadas no son un fenómeno extraño, los hay también en la potencia mundial que es USA, Sin embargo, los números de la Marina son cada vez mas preocupantes: en el 2020, 580 militares murieron por suicidio, un aumento del 16 por ciento desde 2019, según el Departamento de Defensa de USA.

 

Diecinueve de cada 100.000 marineros murieron por suicidio en 2020, en comparación con los miembros del Ejército, que tenían la tasa más alta, alrededor de 36 por cada 100.000, según muestran las estadísticas del Pentágono.

 

“Claramente, tenemos más trabajo por hacer, y lo sabemos”, dijo recientemente John Kirby, el secretario de prensa del Pentágono, a los periodistas. “No queremos ver a ningún marinero herido o herido o perder la vida, punto, independientemente de cuál sea la causa. Pero puedo decirles que la Marina se ha tomado esto muy en serio”.

 

Crisóstomo, Robinson y los demás marineros no están de acuerdo. Dijeron que compartieron sus experiencias con la esperanza de que los líderes hicieran un cambio real, especialmente porque, dijo uno de los marineros, el suicidio se convierte en “algo normal” en el George Washington.

FUENTE:URGENTE24

Dejá una respuesta