El presidente Fernández viaja al G7 para sumar respaldo internacional, en medio de la crisis económica y la tensión constante con Cristina

El presidente Fernández viaja al G7 para sumar respaldo internacional, en medio de la crisis económica y la tensión constante con Cristina

  25 Jun 2022

Alberto Fernandez se encontrará con Biden, Scholz y Macron en Alemania para proponer una agenda vinculada a la guerra de Ucrania y América Latina, pero la situación de los mercados y las pujas palaciegas no estarán al margen de la breve gira europea.

Alberto Fernández emprende un importante viaje al G7 de Alemania condicionado por la situación económica y la tensión interna causada por sus diferencias políticas con Cristina Fernández de Kirchner. El Presidente aprovechará la cumbre global para describir las graves consecuencias de la guerra de Ucrania en América Latina, pero la presencia de Sergio Massa en la delegación oficial confirma que durante la gira oficial no sólo se tratarán asuntos vinculados al orden internacional.

El jefe de Estado no puede escapar al destino de sus antecesores. Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa y Mauricio Macri -por citar casos paradigmáticos-, viajaron a reuniones bilaterales, foros regionales y encuentros multilaterales jaqueados por una situación social y económica que opacaban las razones geopolíticas de la salida al exterior.

Alberto Fernández pretende convertir a América Latina en el principal proveedor de alimentos e hidrocarburos a nivel global, apalancado en la guerra ilegal que Rusia libra contra Ucrania. Este conflicto complicó la seguridad alimentaria y la disposición de gas en Europa, y el Presidente reiterará en el G7 que la región puede suplir la venta de los comodities que se negociaban todos los días en Moscú y Kiev.

Pero las intenciones del Presidente están condicionadas por la crisis social y las profundas diferencias políticas que exhibe con Cristina. Será muy difícil para Alberto Fernández ejecutar esa estrategia global cuando la vicepresidente y sus aliados buscan defenestrar a Martín Guzmán, Claudio Moroni, Mercedes Marcó del Pont y Miguel Pesce para imponer su política económica.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner comparten un acto oficial de YPF en TecnópolisAlberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner comparten un acto oficial de YPF en Tecnópolis

El lunes próximo, en un salón majestuoso del Castillo de Elmau (Alpes bávaros), Alberto Fernández insistirá con su propuesta regional frente a Joseph Biden, Olaf Scholz, Emmanuel Macron y otros líderes occidentales. Nunca sucedió que un presidente de América Latina participe de una reunión del G7, y menos aún para explicitar que el Sur ya padece las consecuencias de un conflicto bélico que anticipa un nuevo orden internacional.

Sin embargo, esa inédita participación global será contextualizada con la apertura de los mercados en Buenos Aires, tras una semana de acontecimientos económicos, financieros y políticos que aceleraron las pujas palaciegas en el Frente de Todos.

El lunes 27, cuando Alberto Fernández haya concluido su discurso ante los líderes mundiales, la City Financiera pondrá a prueba -de nuevo- la estabilidad política de Guzmán y Pesce, que el viernes pasado observaron en sus celulares como el riesgo país subía a 2.400 puntos y el dólar libre a 226 pesos.

El Presidente respalda al ministro de Economía y al titular del Banco Central. Pero hay señales inequívocas que preludian un eventual cambio de época: Guzmán siempre acompañó a Alberto Fernández, cuando el jefe de Estado deseaba mostrar en Europa que tenía un equipo económico solido y eficaz.

Ahora, el titular del Palacio de Hacienda se quedará en Buenos Aires, mientras que Sergio Massa viaja en primera al lado del Presidente. La señal es simple y directa: Alberto Fernández quiere mostrar en Alemania que su gobierno aún preserva cierta unidad interna, y solo Massa puede satisfacer esa intención política.

El titular de la Cámara de Diputados considera que es necesario introducir profundos cambios en la agenda política, no comparte la mirada macro de Guzmán y tiene diálogo permanente con Cristina. Alberto Fernández conoce los planteos y las propuestas de Massa, y no es casualidad que lo haya invitado al G7 de Alemania como antes sucedió con la Cumbre de las Américas.

Alberto Fernández, Sergio Massa, Santiago Cafiero y Vilma Ibarra rumbo a la cumbre de las AméricasAlberto Fernández, Sergio Massa, Santiago Cafiero y Vilma Ibarra rumbo a la cumbre de las Américas

El presidente vuela a Munich junto a Santiago Cafiero (canciller)Gabriela Cerruti (portavoz presidencial), Vilma Ibarra (secretaria Legal y Técnica), Julio Vitobello (secretario General de la Presidencia), Gustavo Beliz (secretario de Asuntos Estratégicos)Jorge Arguello (embajador en Estados Unidos) y Massa.

Además de su participación en la reunión del G7, Alberto Fernández mantendrá una bilateral con Narendra Modi, primer ministro de la India. Se trata de un encuentro bilateral clave para la agenda comercial que el presidente propone en tiempos de guerra.

La india necesita preservar su seguridad alimentaria -condicionada ahora por el conflicto entre Rusia y Ucrania-, y Argentina puede cumplir con creces ese rol de proveedor de alimentos a un país que tiene una población cercana a 1.380 millones de personas.

Alberto Fernández y su comitiva llegarán mañana a Munich (10.00 AM de la Argentina). Y es muy probable que regrese el lunes a la noche, cuando su participación formal haya terminado en el G7. El Presidente tenía previsto volver el martes a la tarde, pero la situación política adelantó la partida.

fuente: infobae

Dejá una respuesta