Con el fin de ahorrar gastos una iniciativa de Cambiemos se propone terminar con “la obligatoriedad de la vacunación a menores de edad”

share on:

La vacunación, luego de la potabilización del agua, es el hito sanitario que más vidas ha salvado en el mundo a lo largo de la historia de la humanidad. Así comienza un comunicado que un grupo de médicos, infectólogos, y otros expertos emitieron en las últimas horas a raíz del polémico proyecto de ley presentado días atrás por la socióloga y diputada nacional por la provincia de Buenos Aires Paula Urroz (Cambiemos).

Es que en la iniciativa parlamentaria se propone terminar con “la obligatoriedad de la vacunación a menores de edad” y le da a la persona a cargo del menor la potestad “de aceptar o no las vacunas”.

En un diálogo con CONBIENESTAR, la legisladora explicó que en los padres “deberán recibir previamente una información fehaciente acerca de los riesgos que la inoculación de la vacuna implica, al posibilitar la aceptación o no aceptación de ese acto médico”.

En línea con este opinión, se consultó al doctor Eduardo Ángel Yahbes (M.N. 30.101), principal asesor de Urroz y experto en homeopatía en tema de vacunación. Yahbes considera que las vacunas son “un negocio de los laboratorios internacionales” y que “darle vacunas y sobre todo combinación de vacunas en los prematuros, por ejemplo, aumenta marcadamente la incidencia de trastornos del desarrollo neurológico e incluso de esquizofrenia”.

Y agregó: “Lo mismo pasa cuando una embarazada tiene gripe. El tema es que lo que produce la afectación del sistema nervioso central no es el virus, sino son los que se llaman citocinas, que son sustancias que liberan las células de linfocitos cuando el organismo es atacado. Entonces lo que produce ese aumento de incidencia de trastorno de desarrollo neurológico no es en sí el virus sino la reacción del organismo, son esas sustancias que pasan a través de la placenta, si uno da una vacuna pasa exactamente lo mismo”.

Por su parte, expertos y referentes de la Sociedad Argentina de Infectología, Fundación Huésped, la Sociedad Argentina de Inmunología y la Fundación Stamboulian respondieron con críticas al proyecto. Los argumentos fueron enumerados en un documento al que tuvo acceso CONBIENESTAR: “Las vacunas son altamente efectivas en lograr prevenir algunas de las enfermedades infectocontagiosas más peligrosas que amenazan a los seres humanos”.

“Los programas de vacunación sistemática han permitido disminuir la mortalidad y secuelas producidas por muchas enfermedades inmunoprevenibles que hasta hace menos de 100 años eran un flagelo para la sociedad. Debido a la vacunación, la región de las Américas ha sido la primera en el mundo en eliminar la viruela, la poliomielitis, el sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita. Al respecto, nuestro país ha sido un pionero al instituir la vacunación obligatoria y gratuita como bien social colectivo mediante la Ley nacional 22.909, vigente desde el año 1983. Actualmente, nuestro país posee uno de los calendarios nacionales de vacunación más completos del mundo, garantizando la equidad de los individuos en el acceso a la prevención de enfermedades”, esgrimieron.

“Eficaces y seguras”

Los especialistas remarcaron que “las vacunas son medicamentos y, como tales, cumplen la exigencia de ser eficaces y, además, seguras”. “Es decir, que el beneficio de su utilización es mayor que el riesgo. El caso de las vacunas es excepcional: además de ser efectivas, son extremadamente seguras. Si bien es posible que en algunas personas generen algún efecto adverso, éstos son poco frecuentes y leves: la mayoría de ellos no son más que molestias menores”.

“Preocupación ante el proyecto de Urroz”

“En vista del proyecto de ley presentado por la diputada Urroz, vemos con mucha preocupación que nuestros representantes del Poder Legislativo propongan medidas tendientes a modificar la ley vigente. Consideramos que esto indudablemente significará un retroceso en política sanitaria, con serias consecuencias potenciales para la salud de nuestra población y las futuras generaciones. El sólo hecho de que un niño pueda quedar desprotegido por falta de vacunación representa un peligro social, ya que no sólo él queda vulnerable sino que también pone en riesgo a sus semejantes al no contribuir a la inmunidad general de la población o inmunidad de rebaño”, declararon.

Y concluyeron: “En este sentido, y en base a la extensa evidencia científica acumulada en favor de la vacunación, rechazamos el proyecto de ley presentado. Por otro lado, como profesionales de la salud y científicos, nos ponemos a disposición de nuestros representantes para aportar toda nuestra experiencia y conocimientos para tratar cualquier otro proyecto futuro con implicancias en salud pública, para así lograr decisiones basadas en un cúmulo de sólida evidencia científica, clínica y epidemiológica lograda a través de décadas de investigación”.

Las 10 principales razones para vacunarse

El organismo National Foundation for Infectious Diseases, de Estados Unidos, elaboró un decálogo en este sentido.

1) Las enfermedades prevenibles por vacunación no desaparecieron: los virus y bacterias siguen existiendo. Sin la protección de las vacunas, vamos a experimentar más brotes de enfermedades, las enfermedades más graves y más muertes.

2) Las vacunas te ayudarán a mantenerte saludable: los expertos recomiendan la vacunación a través de toda la vida para protegerte contra muchas infecciones. Cuando se saltean vacunas, te deja vulnerable ante enfermedades como el herpes, la gripe, virus de papiloma humano y hepatitis B.

3) Las vacunas son tan importantes para la salud como la dieta y el ejercicio: al igual que comer alimentos saludables, hacer ejercicio y hacer chequeos regulares, las vacunas juegan un papel vital en mantenerse saludable.

4) La vacunación puede ser la diferencia entre la vida y la muerte: las infecciones que se pueden prevenir con vacunas causan la muerte de más personas en el mundo al año que el VIH/SIDA, el cáncer de mama o los accidentes de tránsito.

5) Las vacunas son seguras: no nos equivoquemos, las vacunas se encuentran entre los productos más seguros en toda la medicina.

6) Las vacunas no son propagadores de enfermedades: nadie se puede “contagiar” la enfermedad a partir de la vacuna.

7) Las personas jóvenes y sanas también pueden enfermarse gravemente. Los bebés y los ancianos corren un riesgo mayor de contraer infecciones graves pero son prevenibles con vacunas.

8) No vacunarse puede resultar caro: una enfermedad de la gripe común puede durar hasta 15 días, que se traduce en cinco o seis días de trabajo perdido. Los adultos que contraen la hepatitis A pueden perder en promedio un mes de trabajo.

9) Cuando usted se enferma, sus hijos, nietos y padres de familia están en riesgo, también: al recibir la vacuna, se está protegiendo a vos mismo y a tu familia.

10) Tu familia y compañeros de trabajo necesitan que te vacunes: cada año, millones de personas se enferman de enfermedades prevenibles por vacunación.

¿Qué puede pasar si no nos vacunamos?

En el caso de no vacunarnos, si tenemos contacto con el microorganismo causante de la infección podemos tener la enfermedad. Algunas de estas enfermedades pueden producir complicaciones importantes o incluso la muerte, según consigna el Ministerio de Salud de la Nación. Además, es fundamental tomar conciencia que no sólo podemos enfermarnos nosotros sino también contagiar a personas más vulnerables que no pueden recibir las vacunas como por ejemplo a los bebés recién nacidos.

fuente: TN

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta