ECONOMIA: Con las tasas altas se paraliza el crédito para la producción

ECONOMIA: Con las tasas altas se paraliza el crédito para la producción

  18 Feb 2019  

El costo del financiamiento no baja del 65% y las ventas caen empujadas por la recesión.
Mientras la tasa de referencia del Banco Central para el mercado cayó 15 puntos porcentuales desde el comienzo del año, las tasas para los créditos a la producción y al consumo siguen altas. Los costos para financiar capital de trabajo no bajan del 65% anual. En ese contexto escasean las ventas a crédito: la falta de financiamiento hace que las operaciones de maquinaria agrícola, autos y propiedades caigan más del 40% con relación al comienzo del año pasado.

Los datos del Banco Central muestran que en enero los préstamos en pesos al sector privado cayeron 3,7% en términos reales respecto de diciembre. Las bajas más profundas fueron en los créditos destinados a financiar a las empresas: -4,8% para los adelantos y -4,6% para los documentos.

Detrás de se derrumbe hay dos motivos: la recesión y el encarecimiento del financiamiento. En enero, la tasa de los préstamos otorgados mediante documentos a sola firma promedió 65,2% según el relevamiento del Central. En un año los costos se duplicaron. Mientras en enero de 2018 la tasa de adelantos en cuenta corriente era de 33,6%, en enero pasado era de 67,90%. El piso se había registrado en noviembre pasado con una tasa de 75%.

En el caso de los documentos a sola firma el salto fue aún mayor: en un año pasaron de 26,71% a 65,16%.
Desde los bancos admiten que a estas tasas nadie intenta tomar créditos. “Por ahora todo está parado”, aseguran. Sin embargo, mantienen la esperanza de que si el dólar se mantiene estable y la tasa de las Leliq vuelve a bajar a cuentagotas, “en un par de meses podría empezar a moverse el mercado”. Ayer el Central subió por segunda vez la tasa de las Leliq. Tras una reducción sostenida de 15 puntos en lo que va del año, el viernes el pasado el Central retocó al tasa hacia arriba y lo mismo hizo ayer, para llevarla 44,31%. El repunte de la inflación durante enero y los datos pesimistas para febrero hicieron que la autoridad monetaria se volviera más “cautelosa” a la hora de convalidar las tasas.

Esa cautela se traduce a los bancos que prefieren mantener las tasas de los créditos altas a la espera de que las señales de la reactivación empiecen a materializarse.

Por ahora las únicas señales que se ven son de parálisis. Según el Indec, en el tercer trimestre 2018 -último dato disponible- las ventas de maquinaria agrícola cayeron 43,5% respecto del mismo período 2017. El efecto derrame de los dólares de la cosecha aún no se siente en este rubro.

Los datos de la Asociación de Concesionarias muestran que en enero las ventas de autos bajaron 50,4% interanual. La suba de tasas fue desinflando los planes de ahorro, uno de los principales motores de las ventas. Según datos del mercado, solo 1 de cada 4 operaciones se financian por esta vía.
La contracara es que las concesionarias afilan el lápiz y ofrecen descuentos de hasta el 20% para las ventas al contado.

La situación también es crítica en el mercado inmobiliario. En la provincia de Buenos Aires “entre 2017 y 2018 las escrituras de hipotecas cayeron un 80% y las ventas de inmuebles un 33% por la variación del dólar y por la falta de créditos”,le dijo a Télam el titular del Colegio de Escribanos, Ignacio Salvucci. Y destacó que “sería muy esperanzador” para la actividad que el Gobierno reactive esas líneas de crédito.
FUENTE:CLARIN

Dejá una respuesta