Regresaron los hinchas varados: viajaron 8.000 kilómetros, durmieron en un “telo” y ni siquiera llegaron a Quito `para ver el partido

share on:

 

“Me rompieron la ilusión de ver a mi equipo en la Libertadores”, dijo uno de los jóvenes afectados.

La ilusión de ver a su equipo debutar como visitante en la Copa Libertadores se convirtió en una pesadilla que duró 10 días y que terminó esta mañana cuando, al fin, lograron volver a la provincia. En total fueron 58 los hinchas de Atlético que viajaron más de 8.000 kilómetros y se quedaron varados en Perú, sin poder llegar a Quito. “Nos rompieron la ilusión”, fue el lamento repetido por los “Decanos”.

“Llegamos esta mañana y nos pusimos de acuerdo a venir, pacíficamente, para mostrarnos. Cortamos la calle porque la empresa estaba cerrada. Cuando fuimos a buscarlos, los dueños salieron corriendo y se metieron en un bar”, le comentó  Santiago Solar, uno de los afectados.

 “En un principio llegamos a un acuerdo y nos dijeron que en 48 horas no devuelven el dinero. Acordamos con los chicos quedarnos en la empresa para que no cierren y esperemos. Sí no nos devuelven, tomaremos otras medidas. Después de que me devuelvan la plata, quiero iniciar acciones legales. Eramos 58 hinchas y los tres choferes”, continuó detallando el joven.

Entre las diferentes vivencias que les deparó el viaje, Solar explicó que, debido a la falta de presupuesto, con los viáticos que les enviaron desde la empresa de viajes, los choferes buscaron alojamiento en un pueblo ubicado en la frontera entre Perú y Ecuador. Sin embargo, luego de hablar con algunos lugareños, decidieron continuar el viaje hasta Piura. “No paren aquí porque lo común acá es que a los turistas los secuestren. Eso fue en la frontera, del lado de Perú”, contó.

Los fanáticos habían iniciado el viaje el pasado viernes 3. En el cronograma estaba previsto viajar alrededor de 10.000 kilómetros -ida y vuelta- para llegar hasta Quito, en donde Atlético enfrentó a El Nacional, el martes 7. Sin embargo, una demora en el viaje les impidió cruzar a tiempo el puesto fronterizo entre Perú y Ecuador. Ahí comenzó la pesadilla, que los dejó varados y sin la chance de ver el partido.

“Me dolió mucho viajar tantos kilómetros. Se rompieron las ilusiones de ver a mi equipo en la Copa Libertadores. Eso no se devuelve con plata”, se lamentó Solar.

fuente: LA GACETA

El Siglo Web

El Siglo Web

Redacción de El Siglo Web - Independencia en casa - AÑO 2017

Dejá una respuesta